Redacción BLes – El representante republicano de Huntsville, Alabama, Mo Brooks, reitera que el Congreso tiene el poder de decidir sobre el  fraude electoral el 6 de enero y anima a los senadores estadounidenses a hacerlo siguiendo la Constitución.

El plan de Brooks para que el Congreso desafíe los resultados del Colegio Electoral tiene el apoyo de “docenas” de miembros de la Cámara, reconociendo que algunos estados violaron el artículo I, sección 4 de la Constitución de los EE. UU., según declaró en la emisora AL de Mobile, Alabama el 22 de diciembre. 

“Se ve muy prometedor en el lado de la Cámara de Representantes. Necesitamos senadores que se levanten por América, por nuestra república, por nuestro sistema electoral. Veremos cómo se desarrolla”, dijo Brooks.

Brooks, quien es abogado, explicó que las demandas ante los tribunales no han prosperado porque no están preparados para estos casos trascendentales. 

“No están preparados para manejar casos de esta magnitud, con el fraude de los votantes y el robo de las elecciones de tantas maneras diferentes”, por lo que destacó el rol de los congresistas en estos conflictos.

“Y desafortunadamente, el Congreso ha estado eludiendo su responsabilidad al no participar en el tipo de investigaciones que deben realizarse para que los congresistas y senadores tengan la información que necesitan para tomar juicios y decisiones informadas cuando votemos sobre si aceptar o rechazar las presentaciones de los votos del Colegio Electoral de varios estados”, reiteró Brooks. 

Le recomendamos:

Luego Brooks extendió su llamado a los estadounidenses para que pidieran a sus representantes la impugnación a los resultados del Colegio Electoral, en defensa de la transparencia electoral y sus derechos a unas elecciones justas. 

Al menos cuatro representantes presentarán objeciones durante la sesión del 6 de enero para no contabilizar los votos electorales de los estados donde se presentaron casos de fraude: Mo Brooks (R-Alabama), Marjorie Taylor Greene (R-Ga.), Barry Moore (R-Ala.) y Bob Good (R-Va.).

Asimismo, los senadores Ron Johnson de Wisconsin y Rand Paul de Kentucky. Por lo que la objeción de los republicanos fieles al presidente Trump se convertirá en realidad, dado que basta con que un senador y un representante se opongan en el Congreso a los resultados amañados que señalan al candidato demócrata presidencial, Joe Biden, como el ganador.  

Por otro lado, la función del vicepresidente, Mike Pence, es definitivo para determinar la sesión del Congreso del 6 de enero, como lo señala el usuario de Twitter Ron

“El 6 de enero, el vicepresidente Pence es el centro y la única avenida para que gane el presidente Donald Trump”, escribió Ron. 

Agregando: “El vicepresidente tiene la máxima autoridad y puede hacer lo que quiera y por lo tanto puede ignorar las opiniones del congreso”.

Para concluir diciendo: “[La sección de la Ley de Conteo Electoral] 3 USC 15 es solo intrusiva y no vinculante para que el VP [vicepresidente] pueda tomar decisiones sobre los procedimientos”. 

José Hermosa – BLes