Redacción BLesEl popular canal infantil Nickelodeon está en el centro de las críticas de los sectores conservadores, quienes advierten con temor que los niños están padeciendo un lavado de cerebro al mejor estilo comunista, con impactantes segmentos orientados a imponer ideales sobre racismo y ambientalismo en los más chicos.

Con la “agenda verde” impulsada por los demócratas izquierdistas, es necesario que los adultos del futuro crezcan con ciertas ideas sobre ambientalismo y racismo impuestas en sus pensamientos. Qué mejor forma de hacerlo que desde los canales de televisión favoritos de los niños donde muchas veces ni sus padres saben lo que están mirando.

Nickelodeon, el canal de televisión por cable para niños, ahora está ejecutando un segmento increíble que busca imprimir a las mentes jóvenes impresionables el polémico concepto de “racismo ambiental” que figurará muy fuertemente en lo que Biden y sus socios buscan lograr en los próximos años.

El video muestra a la periodista corresponsal de CBS News Jamie Yuccas hablando de “nieve negra” en Florida, “callejón del cáncer” en Louisiana y “aire tan tóxico” en el sur del Bronx de Nueva York, donde supuestamente “el 20 por ciento de los niños tienen asma”, se la escucha decir.

Yuccas continúa diciendo: “¿Qué tienen estas ciudades en común? Todos son ejemplos de racismo ambiental, una forma de racismo sistémico donde las comunidades minoritarias y de bajos ingresos están rodeadas de peligros para la salud porque viven cerca de aguas residuales, minas, vertederos, centrales eléctricas, carreteras principales”.

Le recomendamos: “Si el FASCISMO llega alguna vez a EE. UU., será bajo el nombre del LIBERALISMO”: Lo que Reagan ADVIRTIÓ

videoinfo__video2.bles.com||d5e270582__

Ad will display in 09 seconds

El extraño concepto de “racismo ambiental” es una especie de ecuación entre dos reclamos con los que se abanderó la izquierda globalista moderna, el supuesto racismo sobre todo contra las personas negras y el ambientalismo, el cual está siendo utilizado para destruir por completo en el corto plazo las formas tradicionales de producción a escala global. 

Con la combinación de ambos reclamos, se busca imponer la idea que aquellos que son discriminados racialmente, son los que más sufren los efectos de la contaminación a sabiendas de sus “discriminadores”. 

En el caso de los Estados Unidos, se estaría sugiriendo que existe una especie de plan por parte de los blancos para aglutinar a los negros y hacerlos padecer en sus lugares de residencia la contaminación de las ciudades. ¿Puede existir una idea más descabellada?

Pero claro, con la administración Biden apostando por la agenda extrema del New Deal Verde, será fundamental que la izquierda invierta en propaganda desde los más niños hasta los más ancianos para condicionar a los estadounidenses a aceptar los cambios sin precedentes que impondrán en la sociedad para poder implementar su agenda.

El segmento también ataca contra los productos cárnicos, siguiendo los consejos del gurú del ambientalismo Bill Gates, quien recomendó sin ningún tipo de argumento que la población entera debería dejar de comer carne para reemplazarla por “carne sintética”.

El segmento “racismo ambiental” generó tantas críticas en los mensajes de Twitter que debieron cancelar la posibilidad de emitir comentarios. 

La semana pasada el presidente Joe Biden en la cumbre por el cambio climático organizada por la Casa Blanca, prometió que Estados Unidos reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50 por ciento desde los niveles de 2005 para 2030. Lo que, de cumplirse, provocaría un colapso total de la economía norteamericana basada principalmente en formas tradicionales de producción

Estos anuncios de Biden, junto a las formas de “propaganda ambiental” impuestas en los más niños, dan cuenta que la agenda verde ya está en marcha y no pretende dar marcha atrás.

Andrés Vacca – BLes.com