Redacción BLesA partir del 1 de octubre, los hospitales de EE. UU. podrían enfrentarse a una seria escasez de enfermeros, porque estos prefieren renunciar a sus trabajos antes que aplicarse la vacuna experimental contra el virus PCCh (o Covid-19), según informó Alex Berenson, ex periodista del New York Times y recogió Life Site News.

Su advertencia viene a raíz de que el 1 de octubre es la fecha límite propuesta para las vacunas obligatorias para el personal en muchos hospitales.

Berenson, periodista y novelista independiente, está en comunicación con muchas personas de todo el mundo y, a menudo, publica en Twitter capturas de pantalla de correos electrónicos relacionados con las vacunas experimentales. 

Muchos de estos son del personal de salud que le comentan la realidad de lo que se vive en los hospitales y que es “top secret” porque ni siquiera tienen permitido hablar de las vacunas puertas adentro de la institución.

Lo que piensa Berenson y varios de sus informantes, es que los enfermeros pueden hacer que el mandato de vacunas se vuelva para atrás, ya que el personal de salud es una pieza muy importante en la resistencia.

“Lo que estamos viendo a nivel local es que las enfermeras son la punta de lanza en la resistencia a los mandatos de las vacunas”, dijo una persona en correspondencia con Berenson.

 

Las razones por las que piensa que los enfermeros son vitales en la lucha contra las vacunas COVID-19 obligatorias radican en que: son esenciales para la prestación de cuidados; hay mucha cantidad de ellos; tienen la capacidad de transferirse o irse a otra parte; relativamente pocos son el sostén principal de la familia, por lo que los ingresos perdidos pueden absorberse; y por último, ya existe una grave escasez de enfermeras, independientemente del Covid.

El mismo correo electrónico decía: “Los sistemas de salud están en modo de crisis por esto. Ya existe una grave escasez de enfermeras. A nivel local, he oído hablar de reuniones de emergencia y medidas en todo el sistema, incluida la coincidencia refleja de ofertas para ir a otra parte, bonificaciones de retención, bonificaciones de pago por turnos críticos, etc.”.

Testimonios

Berenson tuiteó capturas de pantalla de correos electrónicos que recibió de enfermeras de todo Estados Unidos, explicándole la realidad de la escasez en sus hospitales y lo que haría un mandato de vacunación para intensificar ese problema.

En un correo electrónico, una enfermera que pidió permanecer en el anonimato escribió: “Trabajo en el CHOC Children’s Hospital en el condado de Orange, California. El estado de California nos ordenó estar completamente vacunados antes del 30/9/21. Si no estamos vacunados vamos a recibir una suspensión sin sueldo de 5 días a partir del 1 de octubre. Si no conseguimos nuestra vacunación inicial en ese lapso de tiempo de 5 días, nos despiden el 6 de octubre”.

“Actualmente hay 70 enfermeras de la UCIN que se niegan a vacunarse. Esa unidad estará en mal estado si pierden 70 miembros del personal. Muchas enfermeras de otras unidades también se niegan. La gerencia también le está diciendo al personal que ni siquiera se les permite hablar sobre las vacunas en el trabajo”, según la misma enfermera del condado de Orange. 

Berenson tuiteó que “ni siquiera puede contar cuántos correos electrónicos” ha recibido con experiencias similares a esta.

California fue el primer estado de la nación en exigir vacunas para los trabajadores de la salud. Como parte de este mandato, los visitantes de los hospitales también deben proporcionar un comprobante de vacunación o una prueba de COVID-19 negativa para ingresar a un hospital. 

Pero este problema no es exclusivo del estado de California, ya que más de mil sistemas de salud en los EE. UU. han exigido vacunas Covid para los empleados.

El director ejecutivo de Ballad Health en Tennessee, Alan Levine dijo que aunque apoya la vacunación obligatoria, la resistencia de varios empleados conduciría a una mayor escasez de personal, lo que le plantearía un serio inconveniente para atender las distintas dolencias.

“Si hoy digo, ‘todo el mundo debe vacunarse o te despiden’, entonces tengo problemas para atender a las personas que se presentan a nuestra sala de emergencias con accidentes cerebrovasculares, dolores de pecho, admisiones médicas o quirúrgicas”, dijo Levine.

Le recomendamos: Exempleada de Pfizer CONFIRMA la existencia de GRAFENO en las VACUNAS contra el virus pcch

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Protestas

En las últimas semanas, en distintas partes de EE. UU., han estallado protestas rechazando la vacunación obligatoria y principalmente fueron encabezadas por personal de salud.

Por ejemplo el miércoles 11 de agosto, en el estado de Washington, se vio una fila larga de personas que salieron a la calle con carteles y banderas de EE. UU. para rechazar el mandato de vacunación forzada impuesto por el gobernador Jay Inslee (D) para los sistemas de salud locales, que entrará en vigencia el próximo 31 de agosto.

“Los ciudadanos se están manifestando en protesta por el mandato de vacunación forzada del gobernador Inslee fuera del Hospital Good Samaritan en Puyallup, WA”, tuiteó la periodista conservadora Katie Daviscourt.

Dudas ante las vacunas

Más allá de que algunas personas no quieren vacunarse por su religión u otros motivos médicos, hay muchos ciudadanos que están vacilando debido a que temen que las vacunas experimentales no sean seguras y que les provoquen serios efectos adversos, como ya se están viendo.

De acuerdo a datos del VAERS (Vaccine Adverse Event Reporting System), el Sistema de notificación de eventos adversos de las vacunas de EE. UU., hasta el 6 de agosto, el número de muertes y lesiones notificadas asciende a 571.831 casos, con 12.791 muertes asociadas a la vacuna y 16.044 casos de incapacidad permanente.

Celeste Caminos– BLes.com