El edificio fue derrumbado por Israel sin heridos, y la AP, en vez de pedir perdón por haber servido de escudo humano para los terroristas palestinos, dijeron que las fuerzas israelíes están cometiendo un crimen de guerra.

Las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI) siguen destruyendo edificios de alta importancia para la estructura de gobierno del grupo terrorista Hamás en la Franja de Gaza, como retribución por los ya más de 2.000 cohetes que fueron disparados contra la población civil de Israel.

En estos ataques, las fuerzas israelíes derrumbaron un edificio de 11 pisos en Gaza City, desde donde operaba una sede de la central de inteligencia militar de Hamás.
Sin embargo, rápidamente se desató la polémica porque en el mismo edificio tenían oficinas el medio qatarí Al Jazeera y el medio estadounidense Associated Press (AP).

Israel advirtió con más de 1 hora de anticipación que derribaría el edificio, con el objetivo de evitar muertes civiles, y como confirmaron los mismos periodistas de la AP, no hubo ni siquiera heridos, aunque el daño material fue importante: los terroristas perdieron tecnología que usaban para identificar blancos en territorio israelí.
Associated Press se refirió al ataque aéreo como “un acontecimiento increíblemente perturbador“, en el artículo que subieron a su página oficial

Allí mintieron diciendo que “no sabían que en ese edificio operaba Hamás“, a pesar de que en 2014 una periodista dijo en la televisión en vivo que desde la terraza de esta torre, llamada al-Jalaa, el grupo terrorista había estado disparando cohetes hacia Israel.

Pero lo más impactante de la jornada fue la presencia del medio AP en un edifico desde donde operaba la más alta jerarquía de Hamás

El CEO de AP, Gary Pruitt, condenó el ataque de Israel, emitiendo una declaración en la que dijo: “Estamos conmocionados y horrorizados de que el ejército israelí apunte y destruya el edificio que alberga la oficina de AP y otras organizaciones de noticias. en Gaza“.

Pruitt sugirió que “el mundo sabrá menos sobre lo que está sucediendo en Gaza debido a lo que sucedió hoy“. El líder del Comité para la Protección de Periodistas llegó incluso a sugerir que “las Fuerzas de Defensa de Israel están apuntando deliberadamente a los medios de comunicación para interrumpir la cobertura del sufrimiento humano en Gaza“.

Sin embargo, quizás aún más inquietante es el uso de periodistas por parte de Hamás como escudos humanos, o que éstos cumplan la función con alegría, como parecen indicar las declaraciones de Pruitt.

Le recomendamos: OFRENDAS SANGRIENTAS – El SINIESTRO SECRETO detrás de la LONGEVIDAD de los LÍDERES COMUNISTAS CHINOS

Ad will display in 09 seconds

La AP es un medio tradicional de Estados Unidos, fundado en 1846 por cinco medios neoyorquinos rivales, que querían expandir su alcance mediático sin comprometer objetividad. Hoy, cuentan con la participación de más de 1.300 diarios, pero han perdido toda su credibilidad, y se han convertido en un nuevo brazo de la propaganda izquierdista internacional, que se confabula con el terrorismo palestino.

Fuente: derechadiario.com.ar