Redacción BLesLa presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., la demócrata Nancy Pelosi, aumentaría sus ganancias por las recientes inversiones de su esposo en vehículos eléctricos. La fabricación de estos será fuertemente subvencionada por la ley de gasto aprobada por el presidente, Joe Biden. 

Este sería un ejemplo de cómo Pelosi “utiliza su poder para gravar a la clase media y beneficiarse personalmente de ello”, condenó la secretaria de prensa nacional del Comité Republicano del Congreso, Torunn Sinclair, según Fox News del 5 de abril. 

Por su parte, el director ejecutivo de Take Back.org, John Pudner, ya había criticado esa inversión de Pelosi, quien adquirió millón y medio de dólares en acciones de la empresa productora de autos eléctricos Tesla, días antes del anuncio de Biden.

“Es corrupto e inaceptable que los miembros del Congreso, en particular la presidenta de la Cámara, comercien con acciones de empresas afectadas por sus votos en el Congreso”, expresó Pudner.

Asimismo, el profesor de gestión en la Universidad de Florida, Aaron Hill, se refirió al polémico caso explicando que los congresistas pueden obtener información o hasta influir en la toma de importantes decisiones de inversión y tomar ventaja de ellas.

Dijo: “El problema es que hay muchas cosas que cualquier congresista podría hacer entre bastidores para influir positivamente en las [acciones] de Tesla, como retrasar la legislación y presentarla”.

Biden dijo que compraría 645.000 vehículos “limpios para las flotas federales, estatales, tribales, postales y locales”, y justamente Tesla recibiría abundantes subvenciones de los aportes de los contribuyentes para cumplir con el pedido, lo que haría que los Pelosi obtengan grandes ganancias por su inversión.

Le recomendamos:

En este sentido, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, de Kentucky, hace notar una de las incoherencias de la ley de gasto en infraestructura aprobada por los demócratas, que invertirá solo el 6% del dinero en “carreteras y puentes”. 

Además: “Gastaría más dinero solo en coches eléctricos que en las carreteras, puentes, puertos, aeropuertos y vías fluviales de Estados Unidos juntos”, dijo McConnell.

McConnell fue aún más drástico al considerar que la ley aprobada por 2,25 billones de dólares podría considerarse más como un Caballo de Troya, utilizado por los demócratas para impulsar la controvertida agenda del Nuevo Tratado Verde (Green New Deal), para revertir, supuestamente, el teórico cambio climático. 

Tras la apariencia de inversión en “infraestructuras”, el gigantesco presupuesto es “una forma de alcanzar muchos de los objetivos del Green New Deal” y no un plan de infraestructuras específico, afirmó McConnell. 

José Hermosa – BLes.com