Redacción BLesEl sargento de armas del Capitolio (SAA, por la sigla en inglés), Paul Irving, declaró ante el Senado que las discusiones sostenidas con la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif) influyeron en la toma de decisiones que condujeron a las fallas de seguridad del Capitolio el 6 de enero. 

Irving sostuvo que la oficina de Pelosi insistió en mantener a la Guardia Nacional fuera del terreno del Capitolio, dado que este hecho resultaría impopular desde la “optica” de los demócratas según fuentes del Daily Caller del 27 de febrero. 

Las declaraciones de Irving del 23 de febrero ante el Comité Conjunto de Seguridad Nacional y Reglamento del Senado, que investiga los disturbios del 6 de enero, no añadieron claridad a los confusos hechos.

No obstante, en la audiencia Irving insistió en que la Policía del Capitolio estaba al tanto de la información de alerta proporcionada por el FBI, pero que el Departamento de Seguridad Nacional “no respaldaba” la probabilidad de un asalto coordinado en el Capitolio.

“El departamento no ignoraba la información de inteligencia que indicaba un ataque del tamaño y la escala que encontramos el día 6. No había tal información de inteligencia”, dijo Irving, de acuerdo con The Daily Beast. 

El SAA es seleccionado por el Presidente de la Cámara y recibe su dirección del mismo, es uno de los tres funcionarios con derecho a voto de la Junta de Policía del Capitolio, la entidad que supervisa la policía de esas instalaciones. Irving desempeñaba el cargo desde el 2012. 

Irving testificó que recibió por primera vez una petición formal del jefe de la policía del Capitolio, Steven Sund, para activar la Guardia Nacional, después de las 2 de la tarde del 6 de enero, y que no tenía que pasar la solicitud “por la cadena de mando”.

Pero Pelosi aprobó la solicitud a las 1:43 P.M., lo que confunde en la secuencia presentada por Irving, además de que Sund, dijo que envió una solicitud de ayuda de la Guardia Nacional a Irving alrededor de la 1:09 P.M.

Ante esta sarta de contradicciones, una de las fuentes de Daily Caller afirmó: “Irving está cubriendo a Pelosi. No hay duda”.

Le recomendamos:

Por otro lado, muchos indicios señalan que los disturbios fueron planificados y, además, una secuencia de tuits sugiere que el secretario en funciones del Departamento de Defensa (DOD), Christopher Miller, estuvo involucrado en los fallos de seguridad del Capitolio.

En este sentido, el usuario @TheRynheart, adjunta una comprometedora carta en la que Miller desactiva los protocolos de seguridad en el Capitolio el 4 de enero. 

“Estoy leyendo la carta del Secretario de Defensa en funciones Miller del 4 de enero, que esencialmente rompió la cadena de respuesta normal para desplegar la Guardia Nat. También es asombrosamente específico, incluyendo el no uso de activos de Intel”, escribió @TheRynheart.

En el mismo hilo @TheRynheart evidencia que el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, solicitó 10.000 guardias nacionales en previsión de los acontecimientos, al final Miller solo presentó 1.100.

“Miller informa que Trump le dijo que necesitaría 10.000 efectivos de la Guardia Nacional el 6 de enero. (Así que Trump sabía que los disturbios serían mortales). Y Miller responde: ‘Tal vez. Pero ya sabes, alguien va a tener que pedirlo’. Lo que suena como una referencia directa al memorando de Miller del 4 de enero”, añadió @TheRynheart.

José Hermosa – BLes.com