Fueron acusadas de recaudar más de 1.5 millones de dólares a base de estafas.

ESTADOS UNIDOS.- Dos enfermeras de Long Island, Nueva York, fueron señaladas por falsificar certificados de vacunación contra el Covid-19 e ingresaron las vacunas falsas en la base de datos del estado, acciones con las que recaudaron más de $1.5 millones de dólares, según autoridades fiscales. 

De acuerdo al medio NBC NewsJulie DeVuono, de 49 años, propietaria y operadora de Wild Child Pediatric Healthcare en Amityville, y su empleada Marissa Urraro, de 44, fueron arrestadas el jueves, según informó la oficina del fiscal de distrito del condado de Suffolk en un comunicado de prensa.

Ambas mujeres fueron acusadas del delito de falsificación en segundo grado. Además, DeVuono también fue señalada de presentarse con documentación falsa.

Las dos responsables recibieron vacunas, tarjetas de vacunación y jeringas contra el Covid-19 del Departamento de Salud del Estado de Nueva York, dijeron los fiscales.

Estafa con vacunas falsas

Supuestamente falsificaron las tarjetas oficiales para indicar que se administró una vacuna a un detective encubierto en una o más ocasiones, aunque nunca comprobaron la inyección. 

Además, DeVuono y Urraro también están siendo acusadas de ingresar información falsa en la base de datos del Sistema de Información de Inmunización del Estado de Nueva York (NYSIIS). 

Medios estadounidenses señalan que cobraron $220 para adultos y $85 para niños por las tarjetas de vacunación falsas, siendo las ganancias que recibían por la presunta estafa realizada. 

Ganancias millonarias

Los agentes encargados del caso incautaron 900.000 dólares durante un registro en la casa de DeVuono, así como un libro de contabilidad que documentaba sus ganancias superiores a 1.5 millones de dólares desde noviembre de 2021 hasta enero de 2022, según el comunicado de prensa. 

El abogado de DeVuono, Barry Mark Smolowitz, le dijo a NBC News el pasado lunes que su cliente fue procesado el viernes por la mañana junto con su empleado, detallando que ambas se declararon inocentes, mientras investigan más a fondo a fin de esclarecer los hechos. 

(Policía del Condado de Suffolk)

Piden no apresurar fallo

El abogado de Urraro señaló que es importante que no se apresure a emitir un juicio al formarse una opinión en contra de una enfermera con licencia respetada, por lo que esperan poder resaltar los impedimentos legales y los defectos en esta investigación.

El fiscal de distrito del condado de Suffolk, Raymond A. Tierney, dijo en un comunicado: “Estas personas supuestamente usaron sus puestos como profesionales de la salud con licencia para participar en conductas delictivas para su beneficio financiero”

“Espero que esto envíe un mensaje a otros que están considerando jugar con el sistema de que los atraparán y que haremos cumplir la ley en la mayor medida posible”, agregó. 

Las acciones de estas enfermeras fueron descubiertas por miembros del Departamento de Policía del Condado de Suffolk asignados a la oficina de Tierney con la asistencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. y el Departamento de Salud del Estado de Nueva York.

Fuente: elimparcial.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.