Redacción BLesTras repetidas decisiones tomadas por los demócratas en el Congreso que tienden a proteger al Partido Comunista de China(PCCh) y a sus polémicas políticas, las miradas interrogantes se dirigen hacia ellos.

La situación se complica aún más al observar que las empresas beneficiadas económicamente con favorecimientos legislativos vuelcan abundantes donaciones a las arcas del partido, tal como lo señala The Federalist del 29 de junio. 

Rechazo a denunciar el trabajo esclavo de los uigures

Uno de los casos más ilustrativos ocurrido recientemente fue el rechazo de 217 representantes demócratas a una moción, que pedía delatar a las empresas que se aprovechan del trabajo de esclavos uigures que les vende el PCCh en la región de Xinjiang, China. 

De acuerdo con investigaciones realizadas por el Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI), 40 de las 82 multinacionales que explotan la mano de obra de los campos de concentración hicieron donaciones a los partidos políticos estadounidenses. 

De estos aportes al menos el 88% fue para los demócratas. Se destacan Apple y Nike, que cuadruplicaron sus donaciones para luchar contra la Ley de Prevención del Trabajo Forzoso de Uyghur, que prohíbe la importación de productos fabricados de esa manera. También participan Coca-Cola y BMW, entre otras. 

De hecho, el CEO de Nike, John Donahoe, declaró el 24 de junio que la empresa es una “marca de China y para China”, según National Review, aunque antes demostró estar “preocupada” por la violación de los derechos humanos por parte del PCCh  en la zona de Xinjinang.

Representante demócrata involucrado en caso de espionaje

Por otro lado, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, insiste en mantener en el Comité Selecto Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes, con acceso a los principales secretos de la nación, al representante, Eric Swalwell.

Las relaciones de Swalwell con la espía china Christine Fang, o Fang Fang, que establecía relaciones íntimas con políticos estadounidenses para acercarse al poder político causaron un gran escándalo.

Por su parte, un alto funcionario del Capitolio que prefirió permanecer en el anonimato, calculó que la influencia china que se infiltra en el Partido Demócrata es un “ocho y medio” en una escala del uno al diez.

“Cuando Pelosi y el DNC tienen una recaudación de fondos en la que hay miembros del PCCh, no es bueno”, señaló esta fuente a The Federalist.  

Le recomendamos:La UNIÓN SOVIÉTICA ordenó a OSWALD ASESINAR a JFK, revelan ex JEFES de la CIA y KGB

Ad will display in 09 seconds

Negocios de la familia Biden con China 

Adicionalmente, los negocios con empresas vinculadas al PCCh de la familia del presidente, Joe Biden, causan preocupación desde cuando este fue vicepresidente durante la administración Obama. 

Su hijo, Hunter Biden, fundó la empresa BHR que comerciaba con China. Un análisis del Wall Street Journal indica que “la compañía canalizó al menos 2.500 millones de dólares en acuerdos de automoción, energía, minería y tecnología en nombre de sus inversores, dando prioridad a los proyectos en el extranjero”.

El exsocio de Hunter, Tony Bobulinski, declaró que Joe Biden está “comprometido” con el Partido Comunista Chino. “Simplemente no veo, dada la historia aquí y los hechos, cómo Joe no puede ser influenciado de alguna manera sobre la base de la historia que tienen aquí con CEFC”, dijo Bobulinski a Tucker Carlson en Fox News.

CEFC era una empresa energética relacionada con el PCCh, asociada a otra de las empresas de Hunter, que era dirigida por Bobulinski. 

Obstáculos para investigar orígen del Coronavirus

Por otro lado, para el representante republicano de Wisconsin, Mike Gallagher, la influencia del régimen chino en el Partido Demócrata puede impedir una verdadera investigación sobre los orígenes del coronavirus aparecido en Wuhan, que ha causado desastres y millones de muertes en todo el mundo. 

“Estoy sintiendo que vamos a chocar con este gran obstáculo que es la preocupación dentro de un ala de la administración de Biden y en la izquierda sobre la provocación del Partido Comunista Chino”, advirtió Gallagher según The Federalist. 

Gallagher percibe que la resistencia de los demócratas para inculpar al régimen podría ser un producto de los dólares corporativos chinos que fluyen en las arcas de la campaña demócrata.

José Hermosa – BLes.com