Redacción BLes – En el medio de una fuerte campaña de la oposición demócrata contra la Administración Trump, las acusaciones recientes de dos mujeres por intento de agresión sexual a Brett Kavanaugh, magistrado propuesto por la Casa Blanca para ocupar una plaza en el Tribunal Supremo de EE. UU., parecen no tener sustento, a pesar de que ambas han asegurado disponer de testigos.

Por un lado, Christine Blassey Ford acusó a Kavanaugh de intentar violarla durante una fiesta que tuvo lugar en 1983, cuando ella tenía 15 años y el actual juez 17. Ford también anunció que tenía a tres testigos que corroborarían tales hechos.

Sin embargo, PJ Smyth y Mark Judge, dos de los testigos mencionados, no recuerdan haber asistido a la citada fiesta. La tercera testigo, Leland Ingham Keyser, afirma que no solo se encuentra en la misma situación de ignorancia que Smyth y Judge, sino que argumenta que ni siquiera conoce a Kavanaugh, describió John Nolte del medio Breitbart.

La segunda acusadora, de nombre Deborah Ramírez, es quien declaró a los medios que hace unos días consiguió recordar e identificar al juez Kavanaugh como la persona que la agredió sexualmente durante una fiesta celebrada en un dormitorio de Yale en 1983, en la que todos acabaron completamente ebrios. Ramírez afirmó que en el momento de producirse los hechos se encontraba “nublada” y borracha.

Dos de los tres testigos que nombró Ramírez manifestaron que aquello que cuenta nunca sucedió.

Brett Kavanaugh junto a su familia y el presidente Trump, durante el anuncio de su nominación.

La tercera testigo, su amiga íntima en aquel entonces, confesó: “Esta mujer era mi mejor amiga. Compartimos detalles íntimos de nuestras vidas. Y nunca me contó esta historia, ni nadie me habló de algo así. Nunca surgió. No lo vi. Nunca oí que ocurriera”, de acuerdo al diario New Yorker.

Louisa Garry, de quien “Ramírez alegó que estaba involucrada en el incidente”, precisó: “Éramos las personas más cercanas a Brett Kavanaugh durante su primer año en Yale. Fue compañero de cuarto de algunos de nosotros, y pasamos mucho tiempo con él, incluso en el dormitorio donde supuestamente tuvo lugar este incidente”. 

“Algunos de nosotros también fuimos amigos de Debbie Ramírez durante y después de su estancia en Yale. Podemos decir con confianza que si el incidente que Debbie alega que ocurrió alguna vez, lo hubiéramos visto o escuchado, y no lo hicimos. El comportamiento que ella describe estaría completamente fuera de lugar para Brett”, continuó diciendo.

“Además, algunos de nosotros conocimos a Debbie mucho después de Yale, y ella nunca describió este incidente hasta que la nominación de Brett a la Corte Suprema se presentó, a la espera de ser aprobada. Los editores del New Yorker se pusieron en contacto con algunos de nosotros porque somos las personas que sabrían la verdad, y les dijimos que nunca vimos ni oímos nada de esto”, concluyó Garry.

En efecto, el lunes pasado el candidato a la Corte Suprema declaró en una entrevista televisiva que nunca había agredido sexualmente a nadie en escuela secundaria ni en ningún otro momento de su vida y que ni siquiera asistió a una fiesta en la que una de sus acusadoras dijo que la agredió.

“Siempre ha tratado a las mujeres con dignidad y respeto”, dijo Kavanaugh a Fox News.

En ese marco, la portavoz de la Casa Blanca, Kerri Kupec, emitió un comunicado denunciando que estas acusaciones forman parte de “de una campaña de desprestigio coordinada por los demócratas diseñada para derribar a un buen hombre”.

“La Casa Blanca respalda firmemente al juez Kavanaugh”, indicó la portavoz.

Temas: Categorías: América EE. UU.

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.