Redacción BLesTras el fracaso del gigante inmobiliario chino, Evergrande al tratar de obtener 2.600 millones de dólares en una venta importante la semana pasada, el valor de sus acciones se hundió un 14% más, causando hoy pérdidas en el mercado europeo. 

Evergrande, acosado por deudas que llegan a los 300.000 millones de dólares, lleva meses incumpliendo con sus obligaciones financieras, y al no poder vender el 51% de su unidad de servicios inmobiliarios a Hopson Development como esperaba, su situación se torna aún más grave, de acuerdo con News FR24 del 21 de octubre. 

Como consecuencia, los indicadores de los mercados de valores de Londres, París y Fráncfort registraron pérdidas, siguiendo el mismo comportamiento a la baja que ya había afectado a las bolsas asiáticas.   

Así, en Japón, el Nikkei (^N225) perdió un 1,9%, mientras que el principal índice bursátil chino en el Hong Kong Stock Exchange, Hang Seng (^HSI) perdió un 0,8%.

No obstante, el efecto negativo no afectó sustancialmente al mercado accionario estadounidense, hecho que fue comentado por Michael Hewson de CMC Markets.

“Esta exuberancia estadounidense no se refleja en la apertura europea de hoy (…) después de que los mercados asiáticos hayan estado bajo presión, con las acciones de Evergrande aplastadas de nuevo al reanudarse la negociación allí…”, señaló Hewson.

Evergrande fracasó en su intento de recaudar 3.500 millones de dólares, según el editor de negocios de Sky News, Ross Greenwood. Esto significa que no tiene dinero para pagar los intereses y ponerse al día con los pagos atrasados.

De hecho, Evergrande no pagó los intereses de sus bonos que vencían el 12 de octubre, lo que supone la tercera ronda de pagos de cupones de bonos incumplidos en tres semanas.

El pasivo total de la empresa equivale a cerca del 2% del producto interior bruto (PIB) de China.

La quiebra de Evergrande  significaría la destrucción de millones de empleos directos e indirectos, además de una catástrofe económica descomunal para inversionistas de varios países, aunque sus principales acreedores son bancos e inversionistas chinos.

“Y, por supuesto, muchos de ellos perderán importantes cantidades de dinero si esta empresa quiebra”, agregó Greenwood refiriéndose a los accionistas.

Tras haber dejado de pagar 277 millones de dólares en cupones de sus bonos en el extranjero hasta ahora, Evergrande tiene que pagar otros 573 millones de dólares antes de finales de este año.

En las últimas semanas, la crisis de la deuda de Evergrande ha despertado el temor a un rápido contagio en el sistema financiero chino, de 50 billones de dólares, que representa una cuarta parte de la economía del país.

La amenaza es tal que el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, instó al régimen comunista chino a “actuar con responsabilidad”, ante el riesgo que representa para el mercado de acciones la quiebra del gigante inmobiliario Evergrande.

“China tiene que tomar decisiones económicas soberanas para sí misma, pero también sabemos que lo que hace China económicamente va a tener profundas ramificaciones, profundos efectos, en literalmente todo el mundo porque todas nuestras economías están muy entrelazadas”, expresó Blinken en una entrevista con Bloomberg el mes pasado. 

Y agregó: “Así que, ciertamente, cuando se trata de algo que podría tener un gran impacto en la economía china, esperamos que China actúe de forma responsable y afronte eficazmente cualquier desafío”.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.