Redacción BLesEn una grave acusación contra la administración Biden, sus autoridades sanitarias y los laboratorios, el periodista Tucker Carlson en su programa del jueves por la noche, aseguró que no se están informando correctamente los riesgos a los que se someten las personas cuando reciben las vacunas contra el virus del Partido Comunista Chino (PCCh), sobre todo a los jóvenes sanos que están siendo obligados a inocularse, teniendo en cuenta una importante cantidad de denuncias sobre efectos adversos graves seguidos de muerte. 

Carlson tomó el caso paradigmático de Israel como ejemplo. El cual se convirtió en una de las primeras naciones en vacunar completamente a su población incluídos los jóvenes. De hecho fue condición estar vacunado para que jóvenes y niños puedan presentarse a rendir exámenes en persona. 

Pero la semana pasada los funcionarios de salud de Israel publicaron un informe que preocupó a toda la comunidad científica. El cual muestra que los jóvenes vacunados, sobre todos lo de sexo masculino, están desarrollando en tasas preocupantemente elevadas una inflamación del corazón conocida como miocarditis, lo cual es una complicación potencialmente fatal.

Los investigadores determinaron que la incidencia de miocarditis en hombres jóvenes vacunados fue 25 veces mayor que la tasa habitual. Algunos murieron.  

Según los dichos de Carlson, en Canadá y en Alemania se registraron casos similares e incluso las autoridades sanitarias del país europeo acaban de recomendar que los jóvenes sanos “deben evitar colocarse la vacuna”.

Estos acontecimientos preocupan a las autoridades locales de sobremanera, de repetirse el mismo patrón que en Israel en Estados Unidos, al menos 150.000 jóvenes estadounidenses podrían desarrollar un trastorno cardíaco potencialmente fatal debido a la vacuna contra el virus PCCh. 

De repetirse este patrón implicaría que los jóvenes sanos tienen mayores probabilidades de resultar perjudicados por colocarse la vacuna contra el virus que de contagiarse con el virus propiamente dicho.

Le recomendamos: CRÍAN NIÑOS para venderlos a élites PEDOFILAS: REVELACIONES de un exagente de la CIA

Ad will display in 09 seconds

En Estados Unidos las universidades y escuelas en muchos estados están comenzando a advertir la obligatoriedad de estar vacunados para poder concurrir de modo presencial a los establecimientos. Realmente el daño puede ser terrible.

De hecho, los sistemas de monitoreo de vacunas en Estados Unidos ya están mostrando tasas sorprendentemente elevadas de reacciones adversas asociadas a la patología de la miocarditis en jóvenes vacunados.

Según reportó Reuters, los CDC informaron que las afecciones detectadas comenzaron a aparecer dentro de los cuatro días posteriores a la recepción de la segunda vacuna de tipo ARN mensajero. Si bien no especificaron cuál vacuna en particular, es sabido que Estados Unidos ha otorgado autorización de emergencia a dos vacunas de este tipo: Moderna Inc y Pfizer.

Los síntomas por miocarditis incluyen fatiga y dolor en el pecho junto con arritmias (un problema con la frecuencia o el ritmo de los latidos del corazón) y en el peor de los casos puede terminar en paro cardíaco.  

En resumidas cuentas, millones de jóvenes serán obligados a vacunarse en los próximos meses en Estados Unidos con una droga experimental con graves denuncias por efectos adversos, para poder acceder a sus lugares de trabajo, estudio y esparcimiento. Millones de jóvenes que en su gran mayoría gozan de buena salud y no son un factor de riesgo al contraer el virus. 

Y a pesar de todas las advertencias el presidente Biden cuando la semana pasada habló sobre el temor de los efectos adversos que puede llegar a provocar la vacuna dijo:

“Te lo prometo: están a salvo. Están seguros. Y lo que es más importante, las vacunas son extremadamente efectivas”.

Esta frase podría quedar en la historia si realmente se repiten tasas similares a las reportadas recientemente por Israel. 

Tal es la preocupación por este asunto que el comité asesor de la vacuna contra el virus PCCh de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) programó una reunión de emergencia la próxima semana para discutir informes que indican tasas más elevadas de lo esperado de casos de inflamación cardíaca en hombres jóvenes que recibieron su segunda dosis de las vacunas Pfizer y Moderna, según informó recientemente Fox News.

Andrés Vacca – BLes.com