La tasa de desempleo aumentó al 3,7% en el mes de agosto, y marcó la primera suba desde abril del año pasado, sumando a 344.000 personas en esta situación. La tasa de empleo subió ligeramente hasta el 60,1%, pero continúa por debajo del nivel que tenía antes de la pandemia.

La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos informó que la tasa de desocupación aumentó al 3,7% de la población activa al término del mes de agosto. Un total de 344.000 personas ingresaron al umbral del desempleo en el mes, totalizando así una cifra de hasta 6 millones de desocupados en la economía más importante del mundo.

El crecimiento del empleo totalizó las 315.000 nuevas plazas laborales al término de agosto, una cifra que representa solo el 63% de la cantidad de empleo creado en julio, y ligeramente por debajo de los 450.000 empleos que esperaban los analistas de mercado.

De esta manera, la tasa de empleo aumentó en agosto y cerró en el 60,1% de la población total de referencia. El cociente entre trabajo y población sigue estando por debajo del 61,1% que se registraba en febrero de 2020, antes del shock generado por la pandemia. Aunque la desocupación volvió a situarse en los niveles de prepandemia, la tasa de ocupación no registró el mismo efecto.

La ocupación y la desocupación aumentaron al mismo tiempo debido a un tenue repunte en la población económicamente activa, que trepó del 62,1% en julio al 62,4% en agosto. Aún así, y de la misma manera en que ocurre con la tasa de ocupación, el nivel de participación laboral no logró recuperar los valores registrados en febrero de 2020.

La firma IHS Markit estima que la actividad económica habría acumulado una caída del 0,25% entre octubre de 2021 y julio de este año, marcando una muy incipiente recesión técnica que condiciona el crecimiento del empleo.

PBI y tasa de empleo en Estados Unidos entre 2018 y 2022. (La Derecha Diario)

El pobre desempeño del nivel de actividad a partir del último trimestre de 2021 se produjo incluso antes de que la Reserva Federal respondiera a la inflación con un agresivo aumento del interés de corto plazo. A pesar de los estímulos fiscales, la economía no logró recuperar la tendencia de crecimiento que mantenía en los 5 años previos al 2020.  

Analistas como Michael Burry proyectan un escenario aún más recesivo para el segundo semestre del año, en vista de las constantes actualizaciones de la tasa de política monetaria de la FED. 

Fuente: derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.