Redacción BLesEn una sesión inusual de sábado en el Senado, la senadora Lisa Murkowski, republicana por Alaska, confirmó su apoyo a la incorporación de Amy Barret fortaleciendo aún más los votos republicanos para el día lunes cuando sea la votación final que confirme la nominación de la jueza en la Corte Suprema de los Estados Unidos. 

Si bien Murkowski es una de los dos senadores que se oponen a que el Senado acepte a un candidato a la Corte Suprema a tan pocos días de las elecciones, según Fox News, la senadora admitió haber perdido la batalla procesal y reconoce no tener más opción que aceptar a la nominación de la jueza, argumentando que sus capacidades son dignas para ejercer el rol que deberá cumplir. 

“Seré un sí”, dijo Murkowski el sábado en un discurso en el piso. “No tengo ninguna duda sobre su intelecto. No tengo ninguna duda sobre el temperamento judicial de la juez Barrett. No tengo ninguna duda sobre su capacidad para hacer el trabajo – y hacerlo bien”.

Los republicanos cuentan con una mayoría de 53 votos en el Senado. Solo dos senadores republicanos, Murkowski y Susan Collins, manifestaron no estar a favor de la nominación de Barrett antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Con el reciente anuncio de Murkowski, los republicanos llegan a 52 votos positivos. El lunes serán las elecciones definitivas, cuando se supone que se dará la votación final y posterior confirmación de Barret como jueza.

“He llegado a la conclusión de que ella es el tipo de persona que queremos en la Corte Suprema”, dijo Murkowski.

Los demócratas, quienes se opusieron ferozmente a la confirmación de Barrett, boicotearon la votación del Comité Judicial el jueves y el senador Chuck Schumer, llevó a cabo varias tácticas para demorar la votación también durante el viernes en el Senado, incluso forzó una inusual sesión a puertas cerradas que generalmente se reserva solo para asuntos de seguridad nacional. 

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dejó en claro que seguirán luchando para impedir la confirmación de Barret en la Corte. Inició la sesión del Senado del viernes pidiendo una votación de quórum, una de las tácticas de demora que tiene a su disposición. 

A continuación, Schumer convocó una sesión a puerta cerrada, lo que significó que la prensa y el público se retiraran de la cámara y los senadores se reunieran en secreto, generando más demoras aún. 

Incluso antes de la muerte de la jueza Ginsburg los demócratas comenzaron sus esfuerzos en poner trabas contra una posible nominación de Barrett. 

Chuck Schumer, prometió usar “todas las herramientas” para retrasar la nominación de Amy Coney Barrett a la Corte Suprema y comenzó su estrategia semanas atrás asegurando que ante la presencia del virus del PCCh, no es buen momento para confirmar la nominación, debido a los riesgos de reunirse en sesión, según reportó Fox News a principios de mes.

Durante el debate vice presidencial, la candidata demócrata Kamala Harris, también apuntó sin fundamentos reales contra la jueza Barrett. 

La jueza nominada por el presidente Trump, realmente asusta a la izquierda, es reconocida en toda su historia profesional por ser impecable en la lectura de la constitución, haciendo un análisis literal de las leyes, reproduciendo el modelo de su difunto y antiguo jefe, el juez Antonin Scalia.

Los republicanos, que tienen la mayoría de los votos, esperan aún más protestas y artilugios legales por parte de los demócratas durante el fin de semana para continuar demorando la confirmación de la jueza, pero siguen siendo optimistas de que tienen los 52 votos necesarios para confirmar a Barrett durante la votación final el lunes.

La jueza Barrett es considerada en el ambiente de la justicia como una persona de mente legal brillante, que posee un enfoque justo e imparcial, un temperamento de suma rectitud y un respeto profundo por el estado de derecho y la Constitución de los Estados Unidos. 

Andrés Vacca – BLes.com