Aunque la desviada misión de la Reserva Federal es preocupante, no es nueva ni sorprendente.

El Sistema de la Reserva Federal ha sido criticado en los últimos meses por extenderse a áreas fuera de su «doble mandato» impuesto por el Congreso de estabilizar los precios y maximizar el empleo. Hay dos áreas en las que se acusa a la Reserva Federal de extralimitarse.

El primero es la igualdad económica. Por ejemplo, el sitio web del Banco de la Reserva Federal de Nueva York da la bienvenida a los visitantes con un mensaje que dice: «nos mantenemos firmes en la creencia de que la igualdad económica es un componente crítico para la justicia social». El senador Pat Toomey envió recientemente cartas a varios bancos regionales de la Reserva Federal criticando esta política de igualdad económica por considerarla «totalmente ajena al mandato estatutario de la Reserva Federal».

La segunda área, la política medioambiental, también se ha convertido en un foco más central. El economista Alex Salter informa de que la Fed ha creado recientemente dos comités climáticos y se ha unido a un grupo dedicado a hacer que el sistema financiero esté más centrado en el medio ambiente. Y, aunque el presidente Jerome Powell dice que la Fed no está tratando de establecer una política climática, un informe de Reuters alega que la Fed comenzó a presionar a los bancos para que evalúen el riesgo climático.

Como resultado de este cambio público, Salter publicó una carta abierta con 42 distinguidos co-firmantes que expresan su preocupación. El autor y los co-firmantes de la carta están preocupados por el cambio en la misión de la Reserva Federal y piden que se centre en la política monetaria y el dinero, en lugar del activismo.

Aunque esta preocupación está bien fundamentada, es importante señalar que el abandono de la independencia política de la Reserva Federal no es nada nuevo. La Fed tiene una larga historia de incumplimiento de sus «normas» de independencia política.

Tal vez el ejemplo más famoso de esto fue cuando el entonces presidente Richard Nixon presionó al presidente de la Fed, Arthur Burns, para que elaborara la política monetaria de una manera que ayudase a su reelección. Una conversación grabada entre ambos muestra a Nixon riéndose de la idea de la independencia política:

«Sé que existe el mito de una Fed autónoma…». Nixon soltó una rápida carcajada. «…y cuando te presentas a la confirmación algún senador puede preguntarte sobre tu amistad con el presidente. Las apariencias van a ser importantes, así que puedes llamar a Ehrlichman para que me haga llegar mensajes y él te llamará a ti’».

Sin embargo, la Fed no sólo ha estado en deuda con los políticos: los grupos de intereses especiales también parecen tener poder sobre ella. Tras la crisis financiera de 2008, se envió una nueva oleada de reguladores bancarios para hacer frente a grandes instituciones financieras como JPMorgan y Goldman Sachs. Una de las reguladoras enviadas por la Fed de Nueva York, Carmen Segarra, publicó conversaciones grabadas entre ella misma, sus supervisores en la Fed de Nueva York y funcionarios de Goldman Sachs.

En las conversaciones, los propios supervisores de la Fed instan a Segarra a cambiar su informe, que sugiere que Goldman Sachs tenía una política insuficiente para tratar los conflictos de intereses. Al negarse, Segarra fue despedida de la Fed.

Aunque el hecho de que se le instara a cambiar su informe puede ser el ejemplo más atroz, el tema común en las grabaciones es claro: los reguladores de la Fed parecen más socios de Goldman Sachs que vigilantes.

La conclusión es clara. La Reserva Federal tiene una larga historia de corrupción política, y esto no debería sorprendernos.

Para entender por qué debemos esperar la corrupción de la Reserva Federal tenemos que considerar las lecciones sobre Economía de la Elección Pública.

La Elección Pública considera a la política como un intercambio. Los burócratas, los políticos y los funcionarios políticos, por ejemplo, quieren cosas como buenos puestos de trabajo después de su periodo, financiamiento de proyectos políticos y relaciones valiosas con gente poderosa. Para obtener estas cosas, estos actores políticos pueden estar dispuestos a elaborar políticas que beneficien a grupos de intereses especiales o a otros políticos.

Consideremos, por ejemplo, la Reserva Federal. Uno de los poderes que tiene la Reserva Federal es la capacidad de imprimir nuevo dinero. Cuando se imprime un nuevo billete de 100 dólares, la primera persona que reciba el nuevo dinero podrá utilizarlo para comprar bienes y verdaderos servicios. Si compran un televisor, por ejemplo, el nuevo billete de 100 dólares irá a parar a la persona que vendió el televisor. Sin embargo, a medida que el nuevo billete de 100 dólares se gasta más y más, el aumento de la demanda que crea hace que los precios suban, manteniendo todo lo demás constante.

Así que, aunque las primeras personas que reciben el nuevo dinero obtienen un gran beneficio, esto hace que los precios suban para todos los demás. La inflación es como un impuesto oculto para quien recibe el nuevo dinero después de que los precios hayan subido. Recibir primero el dinero nuevo es, pues, un privilegio por el que algunos pueden estar dispuestos a pagar. Si sólo le cuesta 90 dólares presionar a la Reserva Federal para obtener un nuevo billete de 100 dólares, usted saldrá 10 dólares más rico.

Sin embargo, la impresión de dinero no sólo es beneficiosa para quienes reciben el dinero primero. Como puso de manifiesto el ejemplo del presidente Nixon, los políticos centrados en objetivos de reelección a corto plazo pueden estar interesados en conceder favores, privilegios o castigos a los miembros de la Fed para mejorar la economía antes de unas elecciones.

Por último, el papel regulador de la Fed en los bancos es otro «activo» que los intereses especiales querrían comprar. Las cintas de Segarra muestran un claro ejemplo de cómo los poderosos y especiales grupos de intereses pueden utilizar su influencia para controlar las regulaciones dentro de su industria. Los economistas llaman a esto «captura regulatoria».

Así que, aunque en última instancia estoy de acuerdo con la carta abierta de Salter, es importante reconocer que lo que está ocurriendo no es muy nuevo. La Fed lleva mucho tiempo implicada en la consecución de objetivos distintos a la estabilidad monetaria. La única novedad es que la máscara se le está cayendo. La Fed está siendo más transparente sobre sus otras actividades.

Y aunque me gustaría creer que podemos controlar a la Reserva Federal y convencer a sus miembros de que sigan las reglas, no estoy tan seguro. La Fed, como institución, tiene la capacidad de transferir enormes cantidades de riqueza de unos grupos a otros en forma de inflación y regulación. Dado el enorme tamaño de estas transferencias, parece poco probable que los políticos interesados estén dispuestos a renunciar a ese poder a corto plazo.

Peter Jacobsen es profesor asistente de economía en la Universidad de Ottawa y profesor Gwartney de educación e investigación económicas en el Instituto Gwartney. Recibió su doctorado en economía de la Universidad George Mason y obtuvo su licenciatura en la Universidad Estatal del Sureste de Missouri.