La congresista que representa al 14to distrito del Estado de Georgia anunció que busca legislar un proyecto para remover de su cargo al epidemiólogo Anthony Fauci de la Casa Blanca y para evitar que Biden introduzca pasaportes sanitarios.

El pasado jueves 1ro de abril, la Diputada por el Estado de GeorgiaMarjorie Taylor Greene, anunció que presentará una legislación llamada “Fire Fauci Act” para impulsar la desvinculación del doctor Anthony Fauci como asesor de la Casa Blanca en temas relacionados a la pandemia de coronavirus.

El proyecto, que también cuenta con el apoyo del Diputado por KentuckyThomas Massie, propone que Fauci sea removido como Director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), cargo que mantiene desde 1984, debido a que “ha fallado en su manejo de las pandemias del H1N1 del 2009 y del COVID-19 ahora“.
En el documento presentado se indica que su sueldo, que actualmente es uno de los más altos en el gobierno, unos US$ 434.312 dólares al año, sea rebajado a US$ 0 mientras se le busca un reemplazo.
 
Otro de los puntos que cita la legislación como justificación para este despido es la gran cantidad de afirmaciones contradictorias que realizó a lo largo de la crisis, primero asegurando que no había que usar barbijo, luego pidiendo que se haga obligatoria su uso y ahora pide que las personas usen dos. Además de citar declaraciones públicas de Fauci hablando en contra de ciertos tratamientos del COVID que luego se demostraron muy eficaces.
 
Por último, el proyecto incluye un artículo para forzar a la Oficina de Auditoría Gubernamental (GAO) a realizar un estudio de todo el presupuesto del NIAID desde que comenzó la pandemia hasta el día de hoy, para determinar si el dinero ha sido correctamente gastado o si hubo malversación de fondos por parte de Fauci aprovechándose de la situación pandémica.
 
 

En la misma presentación Greene anunció también el ”We Will Not Comply Act”, una legislación que apunta a prohibir la introducción de un “pasaporte de vacunación” como lo planteó el gobierno de Joe Biden.

Este pasaporte sanitario busca generar una segregación de los estadounidenses según se hayan vacunado o no. La Casa Blanca, por asesoría de Fauci, están analizando decretar la implementación de una tarjeta emitida por el gobierno que indique si una persona está vacunada o no. Esta tarjeta será obligatoriamente pedida por los comercios para poder ingresar, o por la policía para poder viajar de un Estado a otro, o incluso para salir del país.

Dos de los puntos pertenecientes al proyecto introducido por Greene, se enfocan particularmente a las empresas y a los comercios minoristas, sobre los cuales propone que ninguna persona pueda ser discriminada de acuerdo a su estatus frente a la vacunación contra el COVID-19.
 
También se propone a evitar que las universidades le nieguen el ingreso a sus alumnos si no están vacunados y se prevenga que las aerolíneas le nieguen volar a una persona porque no está vacunada. 
 
Un caso particular se dio la pasada semana en un vuelo de Spirit Airlines, cuando una azafata le ordenó a una mujer embarazada y su marido que se bajen del avión porque su hija de 2 años “no cumple con el uso obligatorio del barbijo” porque la menor se encontraba comiendo. 
 

La otra parte de la legislación está apuntada a los organismos gubernamentales y a evitar actos de discriminación frente al estado de vacunación de las personas. 

Esta ley busca proteger los derechos de las personas a la libertad individual de decidir, y buscaría sancionar a las empresas, escuelas o instituciones públicas que obliguen a sus empleados a vacunarse, haciendo especial hincapié en cuidar la libertad de culto de las personas que objetan vacunarse por su religión.

El proyecto presentado por Greene también contempla la posibilidad de los ciudadanos a que puedan hacer demandas judiciales en caso de ser discriminados en base a su estatus vacunatorio o a cuestiones relacionadas con el uso del barbijo.

En esta línea, también se contempla evitar que el gobierno requiera cualquier tipo de prueba de vacunación para hacer entrega del pasaporte de los Estados Unidos a los ciudadanos.

Este proyecto de Greene se basa en los decretos de los gobernadores de los Estados republicanos de TexasFlorida Utah, donde se prohibió de manera anticipada cualquier tipo de implementación de un pasaporte de vacunación por parte del gobierno federal.

Fuente: LaDerechaDiario.com.ar