Redacción BLes- Un grupo de activistas de izquierda publicaron instrucciones para realizar “disturbios” que pretenden paralizar a Estados Unidos en caso de que las elecciones presidenciales del 3 de noviembre presenten resultados muy ajustados para los dos candidatos.

El grupo llamado ShutDownDC expone su plan de ‘desorganización’ del país, asumiendo que podría haber un “golpe de estado” dado por el presidente estadounidense Donald Trump, publica Breitbart el 12 de octubre.

“Sin embargo, algunas partes de él [del plan] se leen como un manual para organizar un golpe de estado en lugar de una guía para prevenirlo”, destaca el editor Joel B. Pollak en la misma publicación.

Entre las acciones a seguir, se encuentran detalles a tener en cuenta por parte de los eventuales anarquistas que participen del movimiento.

“Donde podamos, necesitamos estar en las calles, en las carreteras o en los lugares de poder y de los que detentan el poder”, enuncia el manual de instrucciones de los izquierdistas. 

“En nuestros trabajos y vidas debemos negarnos a permitir que aquellos que toman el control legitimen el poder que buscan a través de huelgas, desaceleraciones y boicots, y la negativa pública a aceptar un partido gobernante ilegítimo”, agrega.

Desde otro ángulo, resulta contradictorio hablar de que el presidente estadounidense, Donald Trump, retenga indebidamente el poder, cuando ha sido permanentemente asediado por los demócratas, quienes realizaron acciones en contra de su elección legítima, aún antes de que iniciara su mandato.

Primero, iniciaron una larga y costosa investigación pretendiendo que Trump se había aliado con Rusia para obtener ilegalmente la presidencia del país en el 2016. 

Esta investigación no solo resultó infundada, sino que ahora muestra que los demócratas acusadores son quienes, aparentemente, cometieron delitos contra las leyes electorales del país, involucrando a las agencias de seguridad.

Actualmente hay una revisión de los procesos seguidos en esa investigación y se espera que arroje acusaciones contra altos funcionarios de la era Obama, entre ellos contra la ex secretaria de Estados Hillary Clinton.   

Después, los demócratas iniciaron un proceso de impugnación contra Trump, que también resultó en vano y que hizo que éste lo considerara un intento de golpe de estado.  

“A medida que aprendo más y más cada día, estoy llegando a la conclusión de que lo que está sucediendo no es una impugnación, es una GOLPE DE ESTADO, destinado a quitarle el poder al…”, escribió Trump en la primera parte de su mensaje.

“…Pueblo, su VOTO, sus Libertades, su Segunda Enmienda, Religión, Militar, Muro Fronterizo, y sus derechos dados por Dios como Ciudadano de los Estados Unidos de América!”, concluyó. 

La nación ha estado permanentemente sometida a disturbios violentos desde el 25 de mayo, cuando el afroamericano George Floyd murió bajo custodia policial. La autopsia reveló que Floyd tenía niveles fatales de la droga adictiva fentanilo en su sangre. 

Estas manifestaciones violentas son apoyadas por los demócratas, quienes planean continuarlas aún después de las elecciones, como parte de su agenda izquierdista extrema, de acuerdo con las declaraciones de la candidata a la vicepresidencia, Kamala Harris.

José Hermosa-BLes.com