Redacción BLesLa Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), publicó este lunes 17 de enero una serie de medidas que definen su “política espacial general”, la cual está destinada a proteger a sus miembros de posibles ataques espaciales, citando amenazas concretas que podrían generar grandes catástrofes.

El documento publicado de forma oficial por los aliados de la OTAN indica que sus principios de defensa colectiva desde a partir de ahora ya no se limitaran al plano terrestre, los mismos se extenderán también al espacio exterior, en respuesta a una serie de amenazas detectadas que podrían tener un gran impacto en la sociedad.

En la cumbre llevada a cabo en Bruselas durante el 2021, los miembros de la organización ya habían acordado que “los ataques hacia, desde o dentro del espacio presentan un claro desafío para la seguridad de la Alianza”, ahora con este documento confirmaron sus dichos y los llevaron a acciones.

En este sentido, el documento establece que ante ataques espaciales de cualquier tipo a miembros de la organización se implementará el artículo 5 del tratado fundacional, el cual establece que un ataque a cualquiera de los 30 aliados se considerará un ataque a todos ellos. Hasta ahora, solo se había aplicado a los ataques militares tradicionales por tierra, mar o aire.

Actualmente alrededor de dos mil satélites orbitan la tierra, y más de la mitad de estos fueron lanzados y son operados por miembros de la OTAN. 

De estos satélites dependen cuestiones hoy consideradas clave para el normal funcionamiento de la sociedad y la seguridad en el planeta tierra. Sin ellos no podría existir la telefonía móvil, los sistemas bancarios, los servicios meteorológicos, los sistemas de comunicación que permiten el funcionamiento de los modernos aviones, buques de guerra, detectores de misiles y otras cuestiones no menores. 

Un ataque a cualquiera de estos satélites podría implicar graves consecuencias inmediatas en la tierra.

“El espacio es un entorno intrínsecamente global y cualquier conflicto que se extienda al espacio tiene el potencial de afectar a todos los usuarios. Incluso en los casos en que la OTAN no esté involucrada en un conflicto, los sistemas espaciales de los aliados podrían verse afectados”, dice el documento.

El documento advierte por la existencia de “potenciales adversarios” con capacidad de generar daños en el espacio. Estas “capacidades” pueden ser no cinéticas (como deslumbramiento, cegamiento e interferencia de activos espaciales) hasta sistemas cinéticos destructivos (como misiles antisatélite de ascenso directo).

Estos ataques podrían venir tanto de gobiernos enemigos como de actores no estatales, incluidas organizaciones terroristas internacionales. 

El Comando Espacial del Reino Unido, uno de los principales aliados de la OTAN,  expresó su apoyo a la política a través de un comunicado en Twitter: “El espacio es un dominio congestionado y competitivo que es cada vez más importante para las actividades civiles y militares”.

El comunicado de la OTAN se publicó pocos días después de que el régimen comunista chino anunciara que durante el 2022 tienen planeados más de 40 lanzamientos mientras continúan desarrollando su propia estación en el espacio, lo que se interpretó como una verdadera carrera espacial con los principales países con actividad espacial como Estados Unidos.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.