Redacción BLesLa Corte Suprema de Wisconsin anuló el miércoles la obligatoriedad estatal de uso de mascarillas impuesta por el gobernador demócrata Tony Evers, en un fallo de 4-3. Los ciudadanos ahora estarán liberados del uso obligatorio de tapabocas y podrán hacerlo bajo su propio deseo, intención y responsabilidad.

Luego de que el gobernador Evers impusiera la obligación de que todos los hombres y mujeres del estado utilicen tapabocas en los lugares públicos, independientemente de si hay personas cerca o no, las denuncias por la imposición llegaron a la Corte Suprema de Wisconsin quien objetó la posición legal gobernador

“La cuestión en este caso no es si el gobernador actuó sabiamente; es si actuó legalmente. Concluimos que no”, escribió el juez Brian Hagedorn en su fallo. 

El elemento que terminó de definir el caso es que Evers había emitió una nueva normativa obligando el uso de tapabocas después de que los legisladores estatales republicanos hayan derogado en febrero una normativa previa del gobernador con la misma prohibición, alegando que tiene la autoridad para emitir “tantos mandatos de máscara obligatorios como quiera”.

En este sentido la Corte Suprema determinó que Evers excedió su autoridad y violó la separación de poderes al volver a emitir órdenes de emergencia durante la pandemia.

“El gobernador no puede poner fin a la revocación legislativa simplemente detallando un argumento no justificado previamente para el estado de emergencia”, dijo.

La Corte Suprema del estado también anuló una orden de quedarse en casa en todo el estado en mayo pasado, mostrándose dispuesta a desafiar las restricciones draconianas y arbitrarias del coronavirus.

La cuestión de la obligatoriedad del uso de mascarillas se ha convertido en una disputa partidaria entre los demócratas que suelen generar una especie de culto y adoración al uso de tapabocas, a pesar de muchos indicadores científicos que relativizan su efectividad, contra los republicanos y conservadores quienes entienden el barbijo como una herramienta más para prevenir los contagios y que cada ciudadano debería optar individualmente si tiene voluntad o no de utilizar. 

Le recomendamos:

Mientras el presidente Joe Biden insta a los gobernantes a insistir con la obligatoriedad del uso de tapabocas, paulatinamente más y más estados deciden hacer lo contrario y eliminar las restricciones impuestas con base en los efectos del virus del PCCh, incluyendo el uso obligatorio del tapabocas. Actualmente ya son 20 los estados que eliminaron la obligatoriedad.

Tal es el caso del gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, quien levantó el mandato el 10 de marzo. Además afirmó que la mayoría de las empresas podían abrir a plena capacidad.

Como garantía de esta medida, el gobernador indicó que si las hospitalizaciones atribuídas al virus PCCh, en cualquiera de los distritos texanos, superaban el 15 % de la capacidad durante siete días seguidos, un juez del condado «puede usar estrategias de mitigación de COVID en su condado».

Pasaron tres semanas de la decisión del gobernador y los casos de contagio llegaron a un mínimo histórico. Datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) mostraron que el promedio móvil de siete días de casos en Texas cayó al nivel más bajo desde mediados de junio, con 1900 nuevos casos en un día. El estado tenía un promedio de 3783 casos.

Andrés Vacca – BLes.com