Más de la mitad de los estadounidenses dicen apoyar la forma en que el presidente Donald Trump manejó la histórica reunión con el líder norcoreano Kim Jong Un en Singapur el 12 de junio, según un sondeo de opinión de Reuters / Ipsos, publicado el 13 de junio.

Trump y Kim concluyeron la reunión firmando una declaración conjunta, que establece que los dos líderes trabajarán para lograr una paz duradera en la Península Coreana y que Kim se compromete a completar la desnuclearización. Seis de cada 10 estadounidenses dijeron que o bien creen que los líderes cumplirán sus promesas o que aún no están seguros.

Los estadounidenses le dieron crédito a Trump por encima de otros líderes mundiales por la Cumbre y la promesa conjunta. Los encuestados dieron cuatro veces más probabilidades de crédito a Trump que al segundo líder de la lista, el presidente surcoreano Moon Jae-in. El cuarenta por ciento otorgó crédito a Trump, en comparación con el 11 por ciento de Moon y el siete por ciento de Kim.

Trump recibió una calificación de aprobación del 51 por ciento sobre la Cumbre.

En la declaración conjunta, Kim también acordó permitir a los Estados Unidos repatriar los restos de los soldados estadounidenses que perecieron en la Guerra de Corea. Además más allá del acuerdo por escrito, Trump le prometió a Kim cancelar los ejercicios de guerra frente a sus costas, mientras continúan las negociaciones activas. Kim le prometió a Trump que destruiría un sitio de prueba de misiles balísticos.

Aproximadamente 4 de cada 10 estadounidenses creen que la cumbre redujo la amenaza de guerra nuclear entre Estados Unidos y el régimen comunista de Pyongyang

La falta de confianza podría atribuirse a fallas pasadas de administraciones pasadas y a una narrativa de los medios de que la Cumbre no dio lugar a una solución instantánea a un problema complejo de décadas de antigüedad.

El documento histórico es el primer acuerdo bilateral entre un presidente estadounidense y un líder norcoreano.

“No se equivoquen: el mundo debería dar la bienvenida al movimiento audaz de Donald Trump sobre involucrar a Kim Jong Un”, escribió el presidente del Grupo Eurasia, Ian Bremmer, en un editorial para The Hill. “Una paz duradera para la Península de Corea, si es que se puede lograr en su totalidad, llevará años obtenerla”.

“Nadie hubiera esperado que Trump y Kim pudieran resolver un problema de hace décadas en una sola tarde”, dijo Bremmer. “Los líderes de estas dos naciones con armas nucleares están hablando de paz en lugar de guerra, y Kim ha tomado medidas concretas para mejorar drásticamente las relaciones con todos sus vecinos, excepto Japón”.

Desde los primeros días de su mandato, Trump instituyó una “campaña de máxima presión”, para obligar a Corea del Norte a abandonar sus armas nucleares. El Presidente reunió a los aliados internacionales para imponer las sanciones más duras en décadas. Trump unió presión económica con una considerable presencia militar, enviando una armada de portaaviones y buques de guerra a la península de Corea.

A lo largo del 2017, Kim continuó probando misiles balísticos. Pyongyang también afirmó haber probado una bomba de hidrógeno. Pero a principios de este año, la estrategia de Trump forzó la mano del líder comunista. Kim indicó que estaba dispuesto a hablar, y Trump aceptó la oferta una vez que Pyongyang se comprometió a discutir la desnuclearización completa.

Los Republicanos fueron abrumadoramente más entusiastas que los Demócratas sobre el resultado de la Cumbre. Los encuestados republicanos dieron el doble de probabilidades que los demócratas en decir que la reunión redujo las posibilidades de una guerra nuclear y tres veces más probabilidades en asegurar que ambas partes cumplirán sus compromisos.

Los legisladores republicanos y los gobernadores colmaron de elogios a Trump sobre la Cumbre.

“Felicidades al presidente Trump acerca de esto. Esta es una oportunidad histórica para poner fin a la Guerra de Corea, lograr que Corea del Norte renuncie a sus armas y misiles que nos amenazan a nosotros y al mundo a cambio de garantías de seguridad y prosperidad”, dijo en un comunicado el senador republicado Lindsey Graham, de Carolina del Sur.

La calificación de aprobación de Trump entre los Demócratas suele ser baja, pero en el caso de la Cumbre, aproximadamente el 30 por ciento respaldó el trabajo de Trump en la cumbre, en comparación con el 12 por ciento que aprobó su desempeño laboral general.

En un vuelo de regreso a Washington, Trump dijo que la cumbre eliminó la amenaza de una guerra nuclear. Además de las estrictas sanciones y la presencia militar, Trump también rompió con décadas de práctica diplomática al usar Twitter como una plataforma de comunicación y un video que se asemeja a un tráiler de la película como un dispositivo persuasivo.

En la reunión, Trump le mostró a Kim un video al estilo tráiler de Hollywood que ilustra un brillante futuro para Corea del Norte si Kim abandonara las armas nucleares.

Antes de la Cumbre, más de 3 de cada 4 estadounidenses respaldaron la decisión de Trump de reunirse con Kim, según una encuesta de CNN.

Impacto en los votantes

En la campaña electoral, Trump dijo que la desnuclearización de Corea del Norte es su principal objetivo de política exterior. El Presidente cree que el problema pudo haber sido tratado hace mucho tiempo, y culpa a las administraciones anteriores por no haber controlado el programa nuclear del régimen comunista.

Algunos expertos dicen que es demasiado pronto para decir si la victoria de Trump con Corea del Norte tendrá un impacto en los votantes, pero los resultados de las primarias del 12 de junio ofrecen una pista. Los votantes en Carolina del Sur expulsaron al actual republicano anti-Trump, Mark Sanford, en favor de Katie Arrington, una representante estatal que apoyó a Trump en una parte central de su campaña.

Trump dijo en Twitter que se le recomendó no anunciar su apoyo en la campaña, pero envió un mensaje de apoyo a Arrington tres horas antes del cierre de las urnas. Arrington recibió el 50,6 por ciento de los votos, en comparación con el 46,5 por ciento de Sanford.

Alice Stewart, una estratega republicana, dijo que es demasiado pronto para determinar si la Cumbre tendrá un impacto positivo en los votantes.

“Es un buen paso para tener la conversación, pero eso aún no significa que sea un éxito”, dijo.

El estratega republicano Ron Bonjean dijo que sería más probable que los votantes fuesen influenciados si hubiese un progreso serio y medible cerca de las elecciones.

La encuesta de opinión de Reuters / Ipsos se realizó en línea entre el 12 y 13 de junio en Estados Unidos. Recopiló respuestas de más de 1000 adultos, incluidos más de 400 Demócratas y 400 Republicanos. Tiene un intervalo de credibilidad y una medida de precisión de la encuesta de 4 puntos porcentuales para la muestra completa y 6 puntos porcentuales para los Demócratas y los Republicanos, lo que significa que los resultados podrían variar en cualquier dirección en esa cantidad.

Sesgo de los medios

Tanto Trump como el Secretario de Estado Mike Pompeo criticaron a los medios estadounidenses por sus informes erróneos sobre la cumbre.

Muchos medios de comunicación han asumido la narrativa de que el acuerdo firmado entre Trump y Kim no fue significativo, ignorando el hecho de que hace apenas unos meses, Corea del Norte había amenazado con atacar a Estados Unidos con armas nucleares.

Respondiendo a una pregunta de un periodista el 13 de junio sobre por qué las palabras “verificable e irreversible” no figuraban en la declaración firmada por Trump y Kim, Pompeo dijo: “Está en la declaración. Simplemente estás equivocado acerca de eso”.

“Porque ‘completo’ abarca verificable e irreversible”.

El presidente también intervino en los informes, en un tweet el 13 de junio.

“Es divertido ver Fake News, especialmente NBC y CNN. Están luchando duro para minimizar el trato con Corea del Norte. Hace 500 días habrían “suplicado” por este trato, cuando parecía que la guerra estallaría. ¡El mayor enemigo de nuestro país es el Fake News tan fácilmente promulgado por los tontos!”, escribió Trump.

El medio The New York Times llegó al extremo de hacer una versión editada de un video que la Casa Blanca preparó para Kim Jong Un, en un intento de desacreditar los esfuerzos del Presidente.

El video presenta clips editados selectivamente de Trump en Singapur que pinta una imagen altamente engañosa de las negociaciones nucleares.

The New York Times estuvo entre los medios de comunicación más destacados el año pasado en sugerir que la paz con Corea del Norte no era posible de lograr.

A través de La Gran Época.

Temas: Categorías: América EE. UU.

Video Destacados