Redacción BLesLa Constitución de Estados Unidos y otros documentos con los principios fundacionales del país, serán estudiados por los alumnos de los colegios y Universidades de Carolina del Sur, de acuerdo con un proyecto de ley a punto de ser aprobado.

Además se incluirían la Declaración de Independencia, los Documentos Federalistas, la Proclamación de Emancipación, y un curso sobre el gobierno estadounidense, de acuerdo con The Blaze del 6 de abril. 

El objetivo de esta legislación, que ya pasó por el Senado y será estudiada hoy en la Cámara de Representantes, es ayudar a los estudiantes a ser mejores ciudadanos, como lo expresa el creador de la ley el representante estatal republicano  Garry Smith, de Greenville.

Se trata del proyecto de ley 38 del Senado, la “Ley de refuerzo de la educación universitaria sobre el patrimonio constitucional de Estados Unidos”, o Ley REACH.

Se estudiará: “La idea de la libertad para todos, toda esa idea de la Declaración de Independencia de que todos los hombres son creados iguales y dotados por su creador de ciertos derechos inalienables, esas cosas se encuentran en la Constitución”, afirmó Smith quien es profesor afiliado de ciencias políticas en la Universidad de North Greenville.

Y agregó: “Fluye, va de la mano, fue concebida para ello. Y cuando consideramos la educación en Estados Unidos y en Carolina del Sur, lo hacemos para formar buenos ciudadanos que puedan funcionar en nuestra república representativa”.

Asimismo, los estudiantes se darán cuenta de los derechos que tienen los estados, otorgados por la Constitución y que el gobierno en Washington no puede infringir

Le recomendamos:

Esta ilustración ayudaría a prevenir que ideas como la ‘equidad’ se impongan, arrasando con la noción básica de libertad establecida por los padres fundadores al comienzo de la federación. 

“Cuando hay ciudadanos que no entienden que la libertad es para todos, y piensan en la equidad en lugar de la igualdad, y nos dividen en lugar de unirnos, entonces tenemos un verdadero problema”, recalcó Smith.

Una creciente ola de supuesto anti racismo está perturbando la estabilidad social que caracterizaba a Estados Unidos, en detrimento de los derechos de la mayoría de los habitantes. 

No obstante, este movimiento impulsado por grupos marxistas como Black Lives Matter y Antifa, es aprovechado por los demócratas y las grandes empresas multinacionales para imponer su polémica agenda izquierdista. 

En este sentido irían las políticas de empresas como Coca-Cola que generó una fuerte reacción al descubrirse que en sus instrucciones de formación de empleados, incluía la norma de que los participantes “intenten ser menos blancos” en su comportamiento, de acuerdo con el medio alternativo The Scoop. 

José Hermosa – BLes.com