Las autoridades del bastión demócrata no saben qué hacer luego de que 50 inmigrantes arribaran a la isla provenientes de Florida, aunque ya anticiparon que no se podrán quedar y buscarán realocarlos.

La isla Martha Vineyard, donde tienen sus mansiones los principales políticos demócratas, declaró este jueves la emergencia humanitaria luego de que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, enviara dos aviones cargados de inmigrantes que cruzaron ilegalmente la frontera y que Biden no permitió deportar.

De acuerdo al medio Fox News, DeSantis envió dos aviones con un total de 50 inmigrantes a bordo, en su mayoría venezolanos, que habían ingresado como parte de una nueva ley aprobada por la Legislatura para reubicar a los miles de inmigrantes que llegan día a día al estado de Florida.

Los estados republicanos de Florida, Texas y Arizona son adredemente los más afectados por la política migratoria de fronteras abiertas ejecutada por el gobierno Biden, que permite a los inmigrantes ilegales establecerse en el país y solicitar asistencia económica sin correr el riesgo de ser deportados.

Por ello, a modo de protesta, lo que están realizando los gobernadores republicanos de los estados más afectados por esta política es enviar colectivos y aviones cargados con inmigrantes ilegales a ciudades progresistas dominadas por el Partido Demócrata para que los reciban y se responsabilicen de sus gastos.

El objetivo de estos vuelos es exponer la hipocresía de los políticos demócratas, que mientras aprueban políticas que protegen a los extranjeros ilegales de la detención y la deportación, al mismo tiempo hacen recaer la carga de la inmigración ilegal en los estados republicanos mencionados anteriormente.

Los residentes del bastión demócrata ubicado en el estado de Massachusetts, donde el expresidente Barack Obama recientemente celebró su cumpleaños número 60 en su millonaria mansión, enloquecieron ante la llegada e inmediatamente solicitaron asistencia estatal y federal mientras se alojaba a los inmigrantes en refugios transitorios.

Los funcionarios municipales le confiaron a los medios que durante la noche recibieron mensajes de vecinos furiosos por el arribo de estos inmigrantes porque no contaban con las capacidades para albergarlos, algo que es totalmente falso, pues la isla cuenta con extensas y vastas mansiones propiedad de políticos demócratas y empresarios donde tranquilamente se podría alojarlos.

“En algún momento, tendrán que trasladarse de aquí a otro lugar. No tenemos servicios para atender a 50 inmigrantes… no tenemos casa para 50 personas más”, dijo la coordinadora de refugio para estos inmigrantes, Lisa Belcastro.

Los residentes de la isla no fueron los únicos que enloquecieron ante esta acción tomada por el gobernador DeSantis. El senador demócrata Bob Menendez calificó el acto como tráfico de personas, mientras que otro activista comparó el envío de los aviones con la segregación racial ocurrida en los años 60.

Según los datos que maneja la organización por la reforma de la inmigración americana (FAIR), la situación en la frontera es caótica gracias a la reversión por parte de Biden de las políticas migratorias implementadas durante el mandato de Trump que habían asegurado la frontera.

Un total de más de 5 millones de personas han cruzado ilegalmente la frontera en los primeros 18 meses de gobierno de Biden, siendo julio el diecisieteavo mes consecutivo en donde la patrulla fronteriza ha aprendido un total de 150.000 inmigrantes. Además, solo en julio se incautaron en la frontera sur 911 kilogramos de fentanilo, el equivalente a 469 millones de dosis letales, y 5800 kg de metanfetamina.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.