Redacción BLes– El analista de pandemias, Trevor Bedford, de la Universidad de Washington, cree que la pandemia del virus de Wuhan o nuevo coronavirus se está desacelerando en los Estados Unidos, señalando que los casos de contagio estarían mermando como resultado de la inmunidad colectiva.

A través de un hilo de 16 tweets Bedford expuso lo que para él sería una desaceleración de la pandemia del virus PCCh. “Quería discutir el grado en el que la inmunidad de la población puede estar contribuyendo a frenar el COVID-19 en Florida, Arizona y Texas, donde las oleadas recientes han provocado epidemias sustanciales” escribió.

“Después de aumentar drásticamente en junio y julio, los recuentos diarios de casos en Florida, Arizona y Texas han comenzado a disminuir”, agregó el analista de pandemias de la Universidad de Washington.

Según informó el Washington Examiner, Texas y Florida, dos estados considerados como puntos calientes por el elevado número de contagios que se han registrado desde principios de verano, se han venido estabilizando las cifras en las últimas semanas, registrando además un menor número de personas que se han hecho el test del virus de Wuhan.

En promedio, Texas estaba realizando unas 336.255 pruebas de coronavirus por día, lo que representó una caída del 42% en los casos de contagio a diferencia días atrás cuando se registraron 62.516, según informó The Texas Tribune.

Hasta ahora en EE. UU. se han registrado más de 5,4 millones de casos del virus de Wuhan, no obstante, de acuerdo con datos del Centro de Recursos de Coronavirus de la Universidad John Hopkins, la cifra real puede ser significativamente más alta, registrando más de 160.000 muertes.

No obstante, de acuerdo con Bedford, las personas vulnerables a la enfermedad en las áreas más afectadas como los estados del sur, en donde se han registrado elevados picos de contagio, pueden desarrollar algún tipo de inmunidad.

Como ha indicado Newsweek, el analista de pandemias estimó que el 20% de los habitantes de Florida, cerca de unas 4 millones de personas, se ha infectado con el virus de Wuhan, aunque asegura que podría ser sólo el 10%.

“Asumiendo que la gran mayoría de las infecciones dejan suficiente inmunidad para ser protegida (lo cual creo que es el caso) la inmunidad de la población del 20 por ciento tendrá un impacto real si el comportamiento de la sociedad ya ha reducido la Rt (tasa de transmisión real del virus) a alrededor de 1.2.”, dijo Bedford.

Si la tasa de transmisión real del virus en un momento dado tiene un registro mayor a uno, entonces el número de casos seguirán aumentando, no obstante si es menor que uno, esto indicará una significativa reducción en el número de contagios.

“Incluso el 10 por ciento de inmunidad de la población comienza a marcar la diferencia cuando Rt es de alrededor de 1,2”, agregó Bedford.

De acuerdo con un estudio realizado por investigadores en Singapur, 23 pacientes que se recuperaron del SARS en 2003 retuvieron células T de memoria del patógeno original en sus sistemas 17 años después, por lo tanto, los científicos guardan la esperanza de que el coronavirus pueda producir células T en los pacientes contagiados que permitan la inmunidad a largo plazo.

En un estudio publicado el viernes por la revista Science, investigadores de la Universidad de Estocolmo en Suecia y de la Universidad Nottingham en Reino Unido se dieron a la tarea de investigar la inmunidad colectiva, descubriendo que esta se podría lograr con una tasa de infección en toda la población de alrededor de 40%.

Según estima el artículo las poblaciones humanas están lejos de ser homogéneas en términos de edad y niveles de actividad. Por lo que los investigadores crearon un modelo matemático para mostrar cómo tales diferencias podrían afectar la propagación de la enfermedad.

De ese modo introdujeron las diferencias de edad en los modelos de propagación para la población, encontrando que el umbral de inmunidad colectiva podría reducirse alrededor del 40% ya que “la proporción de individuos infectados en los grupos con las tasas de contacto más altas es mayor que en los grupos con bajas tasas de contacto”, según lo recogido por Newsweek.

“Este cambio se debe a que la transmisión y la inmunidad se concentran entre los miembros más activos de una población, que a menudo son más jóvenes y menos vulnerables”, dijeron los investigadores.

“Si las intervenciones no farmacéuticas son muy estrictas, no se logra la inmunidad colectiva y las infecciones reaparecerán si se alivian demasiado rápido”, agregaron.

Por su parte, Youyang Gu, científico informático asociado a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) atribuye una parte de los descensos en lo contagios a las medidas de distanciamiento social además de los cambios de comportamiento de la población, reconociendo que el aumento en la inmunidad colectiva podría influir.

“La inmunidad puede jugar un papel importante en las regiones que están en declive”, dijo Gu a MIT Technology Review. “No creo que vaya a haber otro pico” de infecciones en los estados del sur”, acotó.

César Múnera-BLes.com