Los precios minoristas subieron un 0,3% en abril y la inflación acumulada de 12 meses sigue en los niveles más altos desde 1982. Los mayores aumentos se registraron en alimentos, vehículos y vivienda.

La Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos informó que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió un 0,3% en abril con respecto al mes de marzo, y dejó la inflación interanual en 8,26% en comparación con el mismo mes del año 2021, una cifra ligeramente por debajo de marzo.

La variación acumulada de 12 meses en abril de 2022 fue prácticamente similar a la que se registró en enero de 1982, cuando Estados Unidos atravesaba la inflación más importante de su historia, producto de una pésima política monetaria durante los gobiernos de Jimmy Carter.

Como era de esperarse, los precios de la energía cerraron el mes de abril con importantes bajas mensuales, aunque en promedio se acumula un aumento del 30,3% con respecto a abril de 2021.

Al tratarse de un shock de oferta sobre los precios energéticos, el impacto sobre el IPC es temporal del mismo modo en que ocurrió entre 2005 y 2008, y lo que se produce es un cambio de precios relativos encareciendo el producto que sufrió el shock (la energía). La inflación no responde a la guerra en Ucrania, sino que es consecuencia de las políticas monetarias y fiscales.

Exceptuando al rubro energético, queda en evidencia que fueron las políticas de estímulo fiscal y monetario las que llevaron adelante la inflación. Los precios de los alimentos aumentaron un 9,4% en los últimos 12 meses, y los vinculados con compras en supermercados llegaron a subir un 10,8% interanual. Por otra parte, los precios de los alimentos en restaurantes aumentaron hasta un 7,2% en comparación con abril del año pasado.

Los demócratas culparon a la “especulación empresarial” por todos los aumentos. La senadora extremista Elizabeth Warren propuso incluso la reintroducción de los controles de precios en Estados Unidos, así como la regulación de todos los acuerdos entre empresas y el endurecimiento de las normativas para permitir fusiones.

Eliminando el efecto de los precios energéticos y de los alimentos, ambos productos que suelen ser considerados volátiles, el índice de “inflación núcleo” alcanzó el 6,2% interanual en el mes de abril.

Los mayores aumentos dentro de la inflación núcleo se registraron en la vivienda y el sector automotriz, el primer sector marcando un aumento interanual del 5,1% y el segundo llegando hasta un 13,2% en el mismo período.

La Reserva Federal no descartó un nuevo aumento en el crecimiento de las tasas de interés, que podrían pasar de aumentar 50 a 75 puntos básicos por reunión. La tasa de interés efectiva de la FED subió al 0,83% desde el pasado 6 de mayo, marcando el aumento más drástico en décadas.

Fuente: derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.