Redacción BLes – Tras darse cuenta de que algo le ocurría a una pasajera menor de edad en su vuelo de Alaska Airlines de Seattle a San Francisco, la azafata Shelia Fredrick finalmente salvó a la joven del tráfico de personas.

En 2011, Shelia Fredrick, que entonces tenía 49 años, recordó el encuentro en el vuelo.

“Algo en el fondo de mi mente decía que algo no estaba bien. Parecía que había pasado por un puro infierno”. Y continuó: “Él estaba bien vestido, eso es lo que me llamó la atención: ¿por qué él está bien vestido y ella tiene un aspecto desaliñado y fuera de lugar?”.

En ese momento, la chica, que parecía tener unos 14 o 15 años, viajaba con un hombre mayor. Sin embargo, cuando Fredrick se acercó a ambos, el hombre no dejó hablar a la chica y respondió inmediatamente a las preguntas de Fredrick en nombre de la joven.

Más tarde, Fredrick pudo percibir que algo no iba bien con la adolescente. Intentó tranquilamente decirle a la chica que fuera al baño, donde colocó un papel y un lápiz en el espejo con la esperanza de que la víctima dejara una nota.

Tal como Fredrick había predicho, la chica dejó una nota que decía: “Necesito ayuda”.

Ellos, a su vez, alertaron a la policía de San Francisco, que ya estaba esperando en la terminal para interrogar al hombre cuando el avión aterrizó. Gracias al sentido común de Fredrick y a su rapidez mental, la chica va ahora a la universidad y está libre de la trata de seres humanos.

Dawn Barlowe – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.