Rowe sabe lo que vale el trabajo duro, así que sería bueno tomar en serio su reciente advertencia sobre el aumento del salario mínimo.

Mike Rowe sube el valor del trabajo duro. La antigua estrella de “Dirty Jobs” adquirió notoriedad por el programa de Discovery Channel, en el que aparecía encubierto en algunos de los trabajos más duros y asquerosos imaginables. Desde limpiar caca de murciélago hasta probar trajes submarinos, metiéndose en un tanque llenos de tiburones, Rowe aprecia la dignidad del trabajo más que la mayoría.

Así que vale la pena tomarse en serio la reciente advertencia del actor sobre los peligros de las alzas en el salario mínimo.

Los defensores de un salario mínimo federal de 15 dólares argumentan que es lo mínimo que se merecen los trabajadores y que duplicar el salario obligatorio en todo el país motivaría a los trabajadores que luchan por salir adelante. Los críticos suelen señalar que las subidas del salario mínimo provocan desempleo

Sin embargo, en una entrevista con Fox Business, Rowe hizo hincapié en el modo en que un salario mínimo tan arbitrariamente alto eliminaría el primer peldaño de la escalera que muchos trabajadores llegan a subir.

“Quiero que todos los que trabajan duro y juegan limpio prosperen”, dijo Rowe. “Quiero que todo el mundo pueda mantenerse. Pero si simplemente sacas el dinero de la nada vas a crear otros problemas”. 

“Hay una escalera que la gente escala hacia el éxito”, continuó. “Algunos de esos trabajos que están ahí por siete, ocho, nueve dólares la hora, en mi opinión, simplemente no están pensados para que sean carreras. No están planeados para ser trabajos a tiempo completo. Son peldaños de una escalera”.

“[Esos trabajos] son formas de que la gente adquiera experiencia en la fuerza de trabajo haciendo una cosa que no necesariamente te paga tanto como te gustaría, pero que sin embargo sirve con un verdadero propósito”, añadió Rowe. “Me preocupa que el camino hacia un oficio calificado pueda verse comprometido cuando se ofrece un salario artificialmente alto por, odio la expresión pero, un trabajo no cualificado”.

La conmovedora advertencia de Rowe está confirmada en las estadísticas.

Le recomendamos: Fuerte mensaje de Jon Voight a los izquierdistas “no pensantes” por el antisemitismo en EE. UU.

Ad will display in 09 seconds

Los defensores de las alzas al salario mínimo suelen plantear sus argumentos en torno a hipotéticos trabajadores con salario mínimo que son adultos que mantienen a sus familias. Pero, estadísticamente hablando, no son esos los que trabajan en la mayoría de los empleos con salario mínimo. 

Según el Departamento de Trabajo, sólo un 1% de los mayores de 25 años y un 1% de los trabajadores a tiempo completo cobran el salario mínimo federal. Esto se debe en parte a que muchos estados tienen salarios mínimos más altos a nivel estatal. Pero incluso en los estados que sólo se rigen por el salario mínimo federal, como Carolina del Sur, sólo alrededor del 5% de los trabajadores por hora ganan el salario mínimo, y esa es la tasa más alta de cualquier estado.

Si bien es cierto para algunos individuos, la narrativa del trabajador adulto que gana el salario mínimo es exagerada. De hecho, debido a que estos trabajos son realizados desproporcionadamente por jóvenes y trabajadores a medio tiempo, una amplia investigación económica muestra que los aumentos del salario mínimo perjudican desproporcionadamente a los adolescentes y a los adultos jóvenes.

Aquí es donde entra la advertencia de Rowe. El primer peldaño de la escala laboral suele ser poco glamuroso y mal pagado, pero es esencial para empezar a subir.

Cuando empecé a buscar mi primer trabajo en la secundaria, fue bastante difícil poner el pie en la puerta. No tenía experiencia laboral y tenía una cantidad incómoda de espacios en blanco en mis solicitudes de empleo. Finalmente, conseguí un trabajo en una tienda local de sándwiches Subway.

Seré el primero en admitir que no era un buen empleado. Era un adolescente desgarbado, torpe y propenso a los accidentes que comía, mucho más de lo que valía, en sándwiches cuando el gerente no estaba mirando. 

Por lo tanto, puedo decir con casi certeza que si la ley hubiera impuesto un salario mínimo de 15 dólares, nunca habría conseguido ese trabajo. Al fin y al cabo, como dijo el economista Thomas Sowell: “El salario mínimo real es siempre cero”. La verdad es que produje mucho menos de 15 dólares por hora en valor, y los empleadores no toman decisiones de contratación basadas en la caridad.

Pero ese trabajo, aunque no era el ideal, me dio la experiencia laboral, las referencias y el historial de llegar a tiempo que me ayudaron a conseguir mi siguiente trabajo; esta vez en el cuidado de niños con un salario por hora superior al mínimo. Más tarde, como estudiante universitario, conseguí un codiciado trabajo nocturno como guardia de seguridad en el campus, también muy por encima del salario mínimo, gracias también a mi experiencia laboral anterior.

El resto, como se dice, es historia.

¿Habría estado siempre en apuros si las leyes sobre el salario mínimo me hubieran impedido conseguir mi primer trabajo en Subway? Probablemente no, pero habría sido un serio obstáculo para mí. Del mismo modo, un salario mínimo de 15 dólares supondría un serio obstáculo para que muchos otros jóvenes pudieran empezar a trabajar.

Eso es lo que quiere decir Mike Rowe cuando advierte contra la benévola “Lucha por 15 dólares”. Con las intenciones aparte, no se puede ayudar a levantar a la gente quitándole el primer peldaño de la escalera profesional.

VER: ¿A quién protege realmente el salario mínimo?

Brad Polumbo – fee.org.es