Redacción BLes- El director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus iniciales en inglés), Robert Redfield, dijo el jueves durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca que las escuelas durante la pandemia del virus del PCCh deben permanecer abiertas, porque son el lugar más seguro para los niños desde diversos aspectos. Esta postura es la que defendió el presidente Trump, mientras que la izquierda y los demócratas defensores de cuarentenas interminables, han intentado boicotear desde el comienzo de la pandemia. 

“La verdad es que para los niños y adolescentes, uno de los lugares más seguros en los que pueden estar, desde nuestra perspectiva, es permanecer en la escuela”, dijo Redfield durante la conferencia de prensa en la Casa Blanca con el grupo de trabajo sobre el coronavirus dirigido por el vicepresidente Mike Pence.

Redfield apuntó a que aquellos que defienden el cierre de las escuelas sólo lo hacen basándose en “cuestiones emocionales” o intereses políticos, pero no desde una base científica o datos concretos.

“Estoy aquí para decir claramente que los datos apoyan firmemente que K-12 (alumnos de escuela primaria), así como las instituciones de educación superior, realmente no es dónde estamos teniendo nuestros problemas”, aseguró.

Los pocos casos de virus que se identificaron en las escuelas, dijo, fueron el resultado de reunirse en público o contraer el virus en pequeñas reuniones familiares.

Redfield incluso dijo que mantener a los niños en la escuela era fundamental para la salud pública en general. Teniendo en cuenta que existen evidencias científicas suficientes que determinan los severos daños que genera en los niños el encierro y no poder compartir el aprendizaje entre pares. 

“Una gran cantidad de datos recopilados en los últimos meses demostraron que las escuelas K-12 podrían estar abiertas para el aprendizaje en persona y cara a cara de manera segura y responsable”, dijo Redfield .

Emily Oster economista de la Universidad Brown en Rhode Island, analizó datos de alrededor de 200.000 niños en 47 estados y llegó a la conclusión que las escuelas primarias y secundarias, no son super propagadoras del virus PCCh como han estado reportando los medios y algunos líderes demócratas recientemente, reportó Breitbart.

La economista analizó los datos de dos semanas en septiembre y los resultados fueron realmente alentadores: entre 1000 niños sólo 1,3 de ellos se infectaron, mientras que entre el personal docente 2,2 de cada 1000 personas dieron positivo al virus PCCh.

Desde hace varios meses la administración Trump defiende esta postura. En un evento de la Casa Blanca en agosto, el presidente Trump repitió su afirmación de que los demócratas quieren mantener cerradas las escuelas por razones políticas y no por razones de salud, argumentando que los beneficiaría en las recientes elecciones presidenciales.

Hizo el mismo reclamo en Twitter un día antes cuando dijo: “¡El corrupto Joe Biden y los demócratas no quieren abrir escuelas en el otoño por razones políticas, no por razones de salud! Piensan que les ayudará en noviembre. ¡Mal, la gente lo entiende!” 

La administración Trump se mantuvo firme en su posición, llegando incluso a advertir que quitaría los fondos federales de educación a aquellos estados que se mostraban reacios a abrir las instituciones educativas.

Los mismos datos estadísticos del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades Contagiosas o CDC de Estados Unidos, muestran que el virus es más letal para las personas mayores a los 65 años y con condiciones preexistentes, mientras que los niños y jóvenes saludables son resistentes y el efecto del virus en ellos es similar al de una gripe estacional.

Andrés Vacca-BLes.com