La generación de empleo en Estados Unidos sigue superando los efectos causados en la economía por el virus PCCh (Partido Comunista de China), y desciende al 7.9% el desempleo, desde el 8.4% que se registró en septiembre, según el Departamento de Trabajo.

Con la creación de 661.000 empleos de los sectores económicos no agrícolas las estadísticas se muestran alentadoras, en un panorama de regreso a los niveles de desempeño previos a la pandemia, uno de los mejores experimentados en el país. 

El sector de la industria manufacturera duplicó las expectativas, llegando a añadir 66.000 empleos al mes, por encima de los 33.000 previstos. Ya son cinco los meses consecutivos de aumento de empleos en esta industria. 

Otro de los índices positivos es el aumento de las horas contratadas en la semana laboral promedio de los empleados de sectores no agrícolas, estas llegaron a 34.7 horas en septiembre. Para el sector manufacturero llegaron a las 40.2 horas, según Breitbart.

Simultáneamente, el sentimiento de los consumidores en septiembre subió significativamente hasta los 80.4 puntos desde los 74.1 puntos del mes anterior, según una encuesta de la Universidad de Michigan.

“Mientras los consumidores han anticipado ganancias en la economía nacional desde el cierre de abril, la encuesta de septiembre registró un aumento significativo en la proporción que esperaba un restablecimiento de los buenos tiempos financieros en la economía”, dijo Richard Curtin, director de la encuesta, en un comunicado, citó Breitbart. 

El empuje observado en Estados Unidos establece nuevos récords, alcanzando la creación de 11 millones de empleos en tan solo los últimos cinco meses.

Un ritmo similar de reactivación económica se observa en la mayoría de los países.

“El panorama del impacto del Covid-19 en la economía ha cambiado drásticamente, ya que la mayoría de las grandes economías son capaces de elevar la actividad económica a niveles mucho más altos a pesar de la continua propagación del virus”, consideraron los economistas de Morgan Stanley.

Es de notar el efecto positivo que le aportaron a la economía estadounidense los préstamos destinados a mitigar el devastador impacto del virus PCCh. Con ellos la administración Trump benefició a millones de empresas.

“El PPP (Programa de Protección de Pago) está proporcionando un alivio muy necesario a millones de pequeñas empresas estadounidenses, apoyando a más de 51 millones de empleos y a más del 80 por ciento de todos los empleados de las pequeñas empresas, que son los impulsores del crecimiento económico de nuestro país”, explicó el secretario del Tesoro de los Estados Unidos Steven T. Mnuchin, en julio.

José Hermosa-BLes.com