Redacción BLesLa Corte Suprema se reunirá en privado durante la jornada del viernes para considerar si debería admitir una legislación de Misisipi que prohíbe los abortos luego de las 15 semanas de embarazo. Los jueces conservadores de la Corte estarían presionando para ejercer mayores restricciones a los abortos en Estados Unidos.

A medida que varios estados continúan adoptando prohibiciones o limitaciones al aborto, muchas de las nuevas leyes son apeladas y se dirigen al tribunal superior. Como resultado, los jueces podrían optar por esperar para tomar alguna medida que transforme a nivel federal la normativa sobre el aborto, informó CNN

Los funcionarios de Misisipi habían apelado un fallo de un tribunal de apelaciones que había invalidado la prohibición de abortar luego de las 15 semanas de gestación. El fallo se encontró con el precedente de que la Corte Suprema impide prohibiciones cuando el feto no podría vivir fuera del útero.

La problemática del caso de Misisipi comenzó en 2018, cuando una clínica abortista demandó al estado luego de que su entonces gobernador, Phil Bryant, firmara la prohibición de abortar luego de las 15 semanas. 

En ese momento el juez federal de distrito Carlton Reeves dictaminó que era inconstitucional y un panel de tres jueces de la conservadora Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de EE. UU. ratificó que Reeves había fallado correctamente.

A finales de 2019, Misisipi pidió a toda la corte de apelaciones que reconsiderara el caso, y el panel completo luego denegó la solicitud.

Le recomendamos:

Ahora son los jueces de la Corte Suprema quienes deben considerar el caso y tomar una decisión. En caso de que los jueces accedan a aceptar la decisión de las 15 semanas seguramente provocarán un gran revuelo nacional.

Al parecer, a pesar de las opiniones divergentes y la mayor cantidad de jueces conservadores en la Corte, buscarán fusionarse en torno al tema y tomar una decisión conjunta.

Por el momento sólo resta especular con lo que se conoce de cada uno de los jueces:

Junto con Breyer, las juezas Sonia Sotomayor y Elena Kagan han votado siempre para reafirmar los derechos al aborto y restringir la autoridad de los estados para limitar el acceso de las mujeres a prácticas abortistas, por lo que se espera que continúen en la misma línea.

Pero los jueces Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch han apostado históricamente por la defensa de la vida y se espera que continúen buscando impedir o al menos limitando al máximo posible la industria del aborto. 

Mientras que la jueza Amy Coney Barrett, la última en ingresar en la Corte, si bien es conocida su posición conservadora que la llevaría a estar en contra del aborto, todavía no ha tenido que intervenir en ningún tema al respecto.

La realidad muestra que mientras las autoridades estatales continúan debatiendo sobre limitar o no el acceso al aborto y los jueces de la Corte debaten sobre su intervención en el asunto, Worldometer, una organización que está dirigida por un equipo internacional de desarrolladores, investigadores y voluntarios con el objetivo de hacer estadísticas mundiales, publicó que en el 2020 el aborto fue otra vez la causa número uno de muertes a nivel mundial con 42,7 millones de seres humanos por nacer que fueron asesinados mediante un aborto.

Las cifras son escalofriantes: murieron más seres humanos por aborto que por cáncer, malaria, SIDA, enfermedades relacionadas al tabaco, alcohol, y accidentes de tránsitos combinados.

Andrés Vacca– BLes.com