El alcalde aprobó un pedido de un grupo de demócratas del Concejo Deliberante para retirar la estatura del Padre Fundador de la cámara del Ayuntamiento.

La Comisión de Diseño Público de la Ciudad de Nueva York votó este lunes por unanimidad a favor de retirar una estatua del prócer Thomas Jefferson, del edificio del Ayuntamiento, según informó ABC7.

La estatua fue colocada allí hace 188 años, y desde entonces adorna la cámara del Concejo Deliberante de la metrópoli neoyorquina, donde los legisladores debaten las leyes. Jefferson es considerado el Padre Fundador de Estados Unidos, siendo él quien más aportes hizo a la Constitución y a la construcción del Estado americano. Además, fue el tercer presidente del país entre 1801 y 1809.

La medida es el resultado de un debate de años derivado del hecho de que Jefferson, como todos los empresarios de esa época en Estados Unidos, era dueño de esclavos.

En junio, los miembros del Concejo, incluido el presidente Corey Johnson, demócrata, escribieron una carta al alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, pidiendo la remoción de la estatua. De Blasio, marxista confeso, aceptó la petición con alegría.

Hay imágenes inquietantes de división y racismo en nuestra ciudad que necesitan ser revisadas de inmediato“, dice la carta. “Eso comienza con el Ayuntamiento“.

De Blasio dijo el jueves durante una conferencia de prensa a los reporteros que entendía por qué el pasado de Jefferson “molesta profundamente a la gente, y por qué encuentran que es algo que no se puede ignorar“.

Y agregó: “Cuando quitamos esta estatua, estamos dando un paso correcto al borrar el honor a quienes violaron los derechos humanos“.

La advertencia de Trump

En 2017, el país atravesó una fuerte crisis social cuando el grupo terrorista Antifa empezó a derribar estatuas de importantes figuras de la historia de Estados Unidos, ante la desatención de los políticos sobre el tema.

Ese conflicto tuvo su momento de máximo tensión cuando un grupo de derechistas favorables a los Estados Confederados de América se dirigieron a la estatua del comandante secesionista Robert E. Lee para evitar que los Antifa.

Ese 11 de agosto, Trump salió a hablar y dijo que había “gente muy valorable de ambos lados del conflicto“, lo cual fue erróneamente identificado por los medios como un apoyo a los confederados.

Pero en esa polémica conferencia de prensa, Trump dio una advertencia que quedó para la historia: “Si van a derribar la estatua de Lee porque tenía esclavos, ¿Qué hacemos con las estatuas de George Washington? ¿Qué hacemos con las estatuas de Thomas Jefferson, que era un enorme dueño de esclavos?”.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.