Redacción BLes– El gobierno de Joe Biden no se retracta de la declaración anterior, potencialmente falsa, del presidente de que la nueva ley electoral de Georgia dificulta el voto de los trabajadores.

La Casa Blanca se negó a reconocer que el presidente Biden se equivocó al sugerir que el proyecto de ley 202 del Senado del Estado de Georgia, recientemente promulgado, crearía obstáculos para que los trabajadores de Georgia pudieran emitir su voto, ya que exige a los votantes que presenten una identificación para votar en ausencia, limita los buzones y cambia las horas de votación anticipada.

“Fundamentalmente, el presidente no cree que deba hacerse más difícil votar; cree que debe ser más fácil, y este proyecto de ley hace más difícil solicitar y devolver un voto por correo”, dijo la secretaria de prensa Jen Psaki en un comunicado.

Defendió las afirmaciones infundadas de Biden de que el proyecto de ley era “enfermizo” porque termina la votación a las 5 de la tarde y priva a quienes trabajan en horario laboral de la oportunidad de votar antes de que termine su turno.

“Colapsa la duración de la segunda vuelta electoral de Georgia, haciendo más difícil que las grandes jurisdicciones ofrezcan el voto anticipado”, dijo. “Impone nuevas y rígidas restricciones a la capacidad de los funcionarios locales para establecer un horario de votación que se adapte a las necesidades de los votantes de su condado. Todas esas son piezas del proyecto de ley, por lo que su opinión es que tenemos que facilitar y no dificultar el voto, y eso seguirá siendo lo que defiende”.

Le recomendamos:

Sin embargo, una reciente comprobación de los hechos publicada en el Washington Post descubrió que la ley sigue dando a los condados la facultad de ampliar el horario de votación cuando sea necesario. Basándose en esta incoherencia, la publicación concedió al presidente “cuatro Pinocchios” por hacer repetidamente declaraciones falsas y engañosas, ya que se considera que el “horario normal” es el comprendido entre las 9 de la mañana y las 5 de la tarde, de lunes a viernes.

“Un funcionario electoral de Georgia dijo que el cambio se hizo en parte porque algunas oficinas electorales de condados rurales sólo trabajaban a tiempo parcial durante la semana, no una jornada completa de ocho horas, por lo que el cambio a horarios más específicos deja claro que deben estar abiertas todos los días de la semana durante al menos ocho horas”, informó el editor de fact-checker Glenn Kessler.

“Pero, como se ha señalado, la ley también permite a los condados individuales establecer el horario en cualquier lugar entre las 7 de la mañana y las 7 de la tarde, por lo que el efecto práctico de la referencia a las 5 de la tarde en la ley es mínimo”, añadió.

Sin embargo, esto no fue suficiente para convencer a la administración Biden de que el portador del Despacho Oval había cometido un grave error de juicio.

“Los verificadores de hechos también le dirán que este proyecto de ley no facilita el voto de la gente en todo el estado de Georgia, y ahí es donde él [Biden] tiene preocupaciones”, dijo Psaki.

Richard Szabo – BLes.com