Redacción BLes– El gobierno de Biden ha introducido medidas para contrarrestar una inminente temporada navideña baja, pero algunos dudan que pueda mejorar algo.

“La Casa Blanca está haciendo lo correcto”, dijo el economista senior de Moody’s Analytics, Tim Uy, según la CNN. “Pero yo no lo caracterizaría como un cambio de juego. Es un paso en la dirección correcta”.

El miércoles 13 de octubre, la Casa Blanca presentó una serie de medidas para aliviar el enorme retraso de los buques de carga que esperan descargar mercancías.

Las medidas iban desde permitir la tramitación de los envíos las 24 horas del día, pidiendo también al sector privado que aumentara sus operaciones, hasta incentivos para arreglar el fiasco de los camioneros.

Aunque Uy se mostró de acuerdo en que la intervención de la Casa Blanca podría traducirse al menos en un aumento del 10% en el rendimiento de los contenedores, se aferró a una estimación anterior de Moody’s Analytics de que el desastre empeorará antes de que pueda mejorar realmente.

Ya en Savannah, donde el puerto ha estado operando incansablemente durante todas las horas, todavía se veía un retraso de 80.000 contenedores.

Por su parte, Geoff Freeman, director general de la Asociación de Marcas de Consumo, afirmó que las políticas no serán suficientes para mejorar la escasez de camiones y conductores para procesar los productos.

La escasez de conductores de camiones ha agravado las restricciones en la cadena de suministro, haciendo que la entrega de mercancías a los clientes sea aún más cara y lenta. También ha sido la causa principal de la crisis del combustible en el Reino Unido.

Uy también compartió las mismas bajas expectativas sobre la mano de obra del transporte marítimo.

“Si la escasez de camioneros continúa, y me imagino que lo hará, la congestión portuaria podría volver a producirse”, dijo Uy.

CNN señaló que hay otros factores críticos que están fuera del alcance del gobierno estadounidense, como las restricciones de COVID-19 impuestas por diferentes países y que las empresas privadas controlan una parte sustancial del sistema.

“Todas las personas con las que hablo dentro de la industria de bienes de consumo envasados creen que la tensión sólo va a ser mayor en los próximos meses”, dijo Freeman, que asistió a una reunión con el presidente en la que éste instaría a las empresas privadas a tomar medidas.

Mientras tanto, la Casa Blanca está evaluando si recurrir a la Guardia Nacional para ayudar en la crisis de la cadena de suministro.

El vicepresidente ejecutivo de estrategia y alianzas de la Asociación para la Gestión de la Cadena de Suministro, Douglas Kent, acogió con satisfacción la idea, pero dijo que el despliegue de una oficina federal no solucionaría el problema de falta de personal a largo plazo.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.