Redacciones BLes- Las relaciones que la candidata demócrata a la vicepresidencia de EE. UU., Kamala Harris, ha cultivado con el grupo anti israelí Consejo de Relaciones Islámico-Americanas (CAIR, por la sigla en inglés), pondrían en riesgo los resultados de la campaña presidencial del candidato demócrata Joe Biden.

“Todo judío americano debería preocuparse por una posible vicepresidenta que se alinee con grupos que apoyan a los terroristas”, dijo Randy Fine, un ex político republicano del estado de Florida que se unió a CAIR en varias iniciativas, según The Washington Free Beacon del 13 de octubre.

“No creo que queramos que la gente en la Casa Blanca invite a los antisemitas a sentarse a la mesa”, agregó Fine. 

Desde este punto de vista, CAIR,es uno de los principales grupos anti-israelíes de la nación y promueve el boicot a Israel, lo que eventualmente alejaría a los votantes judíos que pudieran tener interés en la agenda de izquierda radical que representa Joe Biden.

Harris trabajó en California con CAIR cuando  actuaba en política, y luego le expresó por escrito su “gratitud y admiración” en 2018.

Asimismo, CAIR donó miles de dólares a la campaña de Harris cuando se presentó como aspirante al senado, y también aportó dinero a la campaña de la representante demócrata Ilhan Omar, lo que mostraría su tendencia izquierdista.

“Las posiciones y la labor de la organización se han visto ensombrecidas por las primeras conexiones entre algunos de los principales dirigentes del CAIR y organizaciones que están o estuvieron afiliadas a Hamas”, relata la Liga Anti Difamación de EE. UU. (ADL, por la sigla en inglés).

“Desde hace mucho tiempo se ha asociado a Hamas con la búsqueda de la eliminación completa del Estado de Israel y con atentados suicidas con bombas dirigidos contra civiles”, agrega. Hamas es considerado un grupo terrorista por Estados Unidos. 

Por otra parte, los musulmanes, indios americanos y los sikhs también aclamaron a la senadora Kamala Harris como candidata a la vicepresidencia del partido demócrata, considerándola de beneficio para su comunidad.

Esta asociación de Harris con CAIR es notoria para la campaña republicana. 

“La larga relación de la senadora Harris con un grupo antisemita como CAIR es inquietante”, dijo Steve Guest, el director de respuesta rápida del Comité Nacional Republicano, según  The Washington Free Beacon.

“El Partido Demócrata de hoy está bajo una tremenda influencia de antisemitas como Ilhan Omar y Rashida Tlaib. Está claro que en la administración Biden-Harris, los grupos antisemitas como CAIR dirigirán el show de la misma manera que lo hacen [el representante Ilhan] Omar y [Rashida] Tlaib en el caucus demócrata”, agregó Guest. 

Desde otro ángulo, aunque Biden se ha mostrado como favorable al estado de Israel, también ha ensombrecido esta imagen atacando la construcción de casas judías en las zonas en disputa, en Israel.

En este contexto, el presidente estadounidense, Donald Trump, cuenta con una aprobación del 30% entre los posibles votantes judíos, un porcentaje muy alto al considerar los datos históricos. 

Es muy posible que ahora, con la decidida participación del presidente Trump en la celebración del pacto de paz entre Israel, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, se haya fortalecido el apoyo de los judíos. 

También, el traslado de la embajada en Israel muestra que el respaldo de Trump a los judíos no es una estrategia de último momento.

José Hermosa-BLes.com