Los programas de estímulo fiscal ya no surten efecto y la economía estadounidense muestra señales de agotamiento y la inflación no para. Las bolsas de todo el mundo tuvieron la peor caída desde el año 2020.

Los crecientes temores por la llegada de una nueva recesión a Estados Unidos ya se manifiestan en el mercado financiero más importante del mundo. Los principales indicadores de Wall cayeron en la mayor magnitud registrada desde 2020: el índice tecnológico Nasdaq se derrumbó un 4,7%, el S&P 500 cayó un 4%, el Dow Jones Industrial cayó un 3,6%al término de la jornada del día miércoles.

Comparando la apertura de la bolsa de Nueva York en el mismo período, pero de años anteriores, el derrumbe actual es el más grande desde marzo y abril de 2020, cuando iniciaba la pandemia a nivel mundial. A su vez, considerando el valor de los activos en términos reales, la caída de este miércoles fue una de las más importantes registradas desde la década de 1930.

Los mercados buscan anticiparse a un escenario de estanflación. La economía estadounidense cayó un 1,4% en el primer trimestre del año, y según las estimaciones mensuales de la firma IHS Markit, la actividad permanece virtualmente estancada desde noviembre del año pasado.

El consumo del sector privado en términos reales sigue estancado desde octubre del año pasado, siendo que solamente registró un incremento del 0,3% en un lapso de 5 meses. A pesar de todos los programas de estímulo fiscal aprobados por Biden en 2021, el consumo privado recuperó la tendencia que tenía en 2019 y no se registró un efecto multiplicador significativo, según recientes estudios publicados por Robert Barro y John B. Taylor.

En el mismo período en el que se produce la desaceleración de la actividad económica, la inflación trepó del 6,8% interanual en noviembre de 2021 al 8,26% en abril de este año, registrando incluso un pico de 8,5% en el mes de marzo. Si esta tendencia continuara hasta el mes de junio (al término del segundo trimestre del año), entonces se establecería formalmente que la economía entró en estanflación.  

Los mercados también se anticipan a una mayor respuesta de la Reserva Federal vía tasa de política monetaria. La tasa efectiva de los bonos de la FED llegó al 0,83% en mayo y marcó un aumento de 50 puntos básicos con respecto al mes anterior.

La tasa de los bonos de la FED a corto plazo en los mercados secundarios ya supera el 1%, y los bonos del Tesoro a 10 años (usualmente tomados como referencia) marcan una tasa de interés por encima del 3%.

La suba de tasas corre por detrás del aumento de los precios, pero los mercados anticipan una mayor restricción del crédito en los próximos meses. Las caídas bursátiles y la amenaza de recesión contrastan con la idea de “aterrizaje suave” que se proponía lograr el presidente de la FED Jerome Powell a la hora de subir las tasas.

Fuente: derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.