Se recuperarán 200 de los 425 millones de dólares que aún restan pagar de una garantía de préstamo para un megaproyecto de energía solar otorgado en la era Obama.

Redacción BLes– Tonopah Solar Energy LLC se llamaba la empresa que en 2011 recibió la aprobación para desarrollar un megaproyecto de energía solar. El propietario recibió 737 millones de dólares a modo de préstamo para colocar una enorme planta termosolar en Nevada, siendo el garante el Departamento de Energía de los Estados Unidos

De acuerdo con una presentación judicial, el jueves, la empresa se declaró en bancarrota, lo que podría dejar a los contribuyentes estadounidenses con una cuenta enorme por cobrar.

Tonopah Solar Energy LLC aún debe 425 millones de dólares de su préstamo, pero llegó a un acuerdo en virtud del cual el departamento recuperará al menos 200 millones de dólares, dijo en documentos judiciales presentados en el Tribunal de Quiebras de Estados Unidos, en Delaware, de acuerdo a lo que informaron diversos medios como Fox Business News.

El proyecto solar de 1.000 millones de dólares fue aprobado por la administración Obama para un acuerdo de garantía de préstamo de 737 millones de dólares en 2011. El Departamento de Energía dijo que la planta comenzó a funcionar en 2015, pero enfrentó problemas tecnológicos y una serie de interrupciones que obligaron a múltiples paradas y no pudo cumplir con los requisitos de generación de energía.

Según el Review Journal, la planta de energía solar Crescent Dunes había estado cerrada desde abril de 2019 y nunca obtuvo ganancias.

La portavoz del Departamento de Energía, Shaylyn Hynes, anunció como una victoria para los contribuyentes un acuerdo con la compañía para recuperar 200 millones de dólares, aunque aún debe ser aprobado por un tribunal de quiebras. El anuncio fue presentado mediante un comunicado al Review Journal

“Este proyecto se ha enfrentado constantemente a fallas técnicas que han resultado difíciles de superar”, dijo Shaylyn Hynes. “La decisión del Departamento se tomó después de años de agotar las opciones dentro de nuestra autoridad para volver a encarrilar el proyecto, teniendo en cuenta la importante inversión de los contribuyentes que la administración anterior comprometió en este proyecto”.

La portavoz del DOE, Shaylyn Hynes, dijo a Free Beacon que este retiro no indica que la administración Trump se oponga a la energía solar.

“Esta administración sigue comprometida con una estrategia energética completa, como lo demuestran los más de 1.000 millones de dólares que el Departamento de Energía ha otorgado a proyectos renovables en todo el país”, dijo. “Sin embargo, el interés de los contribuyentes estadounidenses siempre será nuestra principal prioridad”, añadió.

Andrés Vacca-BLes.com