Redacción BLes– La Administración Trump anunció que invertirá más de mil millones de dólares en institutos cuánticos e inteligencia artificial (IA, por la sigla), para apoyar tecnológicamente el desarrollo económico y la seguridad nacional.

Paralelamente a la IA se trabajará en la ciencia de la información cuántica (QIS, por la sigla en inglés), en comunicaciones por medio de la red 5G de Internet, y en otras tecnologías emergentes relacionadas, informó la Oficina de Políticas Científicas y Tecnológicas (OSTP) de Estados Unidos a través de la Casa Blanca, el 26 de agosto. 

“Es absolutamente imperativo que Estados Unidos continúe liderando al mundo en IA y QIS”, dijo el Director de Tecnología de los Estados Unidos Michael Kratsios, según The Wall Street Journal. 

Añadiendo: “El futuro de la prosperidad económica y de la seguridad nacional de EE.UU. estará determinado por la forma en que invierta, investigue, desarrolle y despliegue estas tecnologías de vanguardia en la actualidad”.

La Administración Trump aumentó así en un 30% el presupuesto para proyectos diferentes a los de defensa, para el 2021. Las aplicaciones se enfocarán en la agricultura de precisión, el pronóstico del tiempo y otras áreas prioritarias, además de la defensa.

La IA se refiere a la inteligencia que se incorpora a las máquinas, multiplicando su eficiencia en el desarrollo de tareas específicas. 

Los programas científicos que se desarrollarán con este presupuesto, serán creados por 12 instituciones nuevas distribuidas por todo el país, y varias universidades, explicó el Oficial Principal de Tecnología de los Estados Unidos, Michael Kratsios y el Asistente del Presidente y Jefe de Gabinete Adjunto de Coordinación de Políticas, Chris Liddell.

Asimismo, participarán las universidades de Oklahoma, de Texas en Austin, de Colorado, de Illinois en Urbana-Champaign, de California, Davis, y el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

También los laboratorios nacionales de Argonne, Brookhaven, Fermilab, Oak Ridge y Lawrence Berkeley del Departamento de Energía, la Fundación Nacional de la Ciencia (NSF) y el Departamento de Energía (DOE).

Algunos de los centros serán dirigidos por el Laboratorio Nacional del DOE en los Laboratorios Nacionales de Argonne, Brookhaven, Fermi, Oak Ridge y Lawrence Berkeley. 

En cada una de estas instituciones colaborarán representantes del Gobierno Federal, la industria y el mundo académico. 

Las áreas de la ciencia que se desarrollarán serán la computación cuántica, la simulación cuántica analógica, la comunicación cuántica, la detección cuántica y la microscopía, de las que se espera que creen herramientas, equipo e instrumentación que van más allá de lo que antes era imaginable. 

En la actualidad, además de Estados Unidos, quienes más invierten en el mundo en estas área de la ciencia son la Unión Europea y las instituciones dependientes del Partido Comunista de China (PCCh).

José Hermosa-BLes.com