Redacción BLes- El presidente Trump firmó una Orden Ejecutiva el jueves prohibiendo que empresas civiles chinas con conexiones con el ejército del Partido Comunista Chino (PCCh) puedan cotizar en la bolsa de valores de los Estados Unidos. De este modo, se busca evitar que los inversores locales proporcionen fondos a estas firmas a través de vehículos de inversión institucional pasiva, y colaboren, sin saberlo, con el desarrollo del ejército del PCCh y su aparato de inteligencia.

El objetivo de este nuevo golpe de la administración Trump al régimen comunista chino, es que la gran cantidad de empresas chinas conectadas a su ejército y aparato de inteligencia, no sean financiadas por capitales privados estadounidenses.

El presidente Trump fue muy determinante en su Orden ejecutiva: “la República Popular China (RPC) está explotando cada vez más el capital de los Estados Unidos para obtener recursos y permitir el desarrollo y la modernización de sus aparatos militares, de inteligencia y de seguridad. Provocando que la República Popular China amenace directamente a la patria de los Estados Unidos y a las fuerzas estadounidenses en el extranjero”.

Grandes y populares empresas chinas se verán fuertemente afectadas por esta nueva disposición que incluye 31 empresas de telecomunicaciones, entre las cuales figuran: Huawei, Telecomunicación China, China Móvil, el fabricante de equipos de vigilancia Hikvision y Sinochem, considerado crucial para la modernización del Ejército Popular de Liberación de China (EPL).

Te puede interesar:

Además, serán afectadas alrededor de 210 empresas chinas con una capitalización de mercado combinada, de alrededor de 2 billones de dólares estadounidenses, comenzaron a cotizar en las principales bolsas de valores estadounidenses a partir de octubre.

Según el comunicado, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos es quien se encargará de definir y detallar las empresas que están respaldadas por el ejército chino. 

Paralelamente los inversores locales que tengan en su poder valores adquiridos entre el 11 de enero de 2011 y la fecha de hoy, tendrán tiempo hasta el 11 de noviembre de 2021 para venderlos.

El asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O’Brien, dijo en un comunicado el jueves que la acción “sirve para proteger a los inversores estadounidenses de la aportación involuntaria de capital destinado a mejorar las capacidades” de los servicios de inteligencia del PCCh.

Te puede interesar:

La administración Trump viene trabajando y tomando acciones concretas para quebrar mecanismos que ha utilizado el PCCh durante muchos años para hacer crecer su poderío militar a costa de la financiación estadounidense. 

Durante años, la clave del desarrollo del ejército, la inteligencia y otros aparatos de seguridad del PCCh estuvo ligado a la gran economía de su país, sólo en apariencia, privada. Utilizando una estrategia a nivel nacional de fusión militar-civil, la República Popular China aumenta el tamaño del complejo militar-industrial del país al obligar a las empresas civiles chinas a apoyar sus actividades militares y de inteligencia.

Estas empresas, aunque aparentemente privadas y civiles, participan en el comercio a escala mundial, y muchas veces lo hacen activamente en las bolsas de valores de los países más fuertes, como el caso de Estados Unidos. 

Las iniciativas del presidente Trump apuntan a identificar estas firmas y no permitir que los capitales privados locales, involuntariamente, apoyen a los aparatos militares, de inteligencia y de seguridad de la República Popular China, ayudando en su desarrollo y modernización.

Andrés Vacca-BLes.com