Redacción BLesEl Departamento de Justicia (DOJ) ha retirado sorpresivamente graves cargos contra cinco miembros del ejército chino, los cuales habían sido acusados de falsificar visas para ingresar a EE. UU. y obtener trabajos en universidades, presumiblemente con el objetivo de enviar información al Partido Comunista Chino (PCCh).  

A finales de la semana pasada, los fiscales publicaron un escrito judicial anunciando que abandonarían los casos penales contra los militares chinos Juan Tang, Chen Song, Kaikai Zhao y Guan Lei, todos ellos habían sido acusados ​​de obtener visas de manera fraudulenta para asegurarse puestos laborales en universidades estadounidenses en California e Indiana, según informaron los fiscales a Wall Street Journal.

Un portavoz del DOJ dijo que si bien “se le sigue dando prioridad a la lucha contra la inseguridad en el ámbito de investigación universitaria estadounidense y la integridad académica”, al reevaluar los acontecimientos, “hemos determinado que ahora es de interés de la justicia desestimarlos”.

Los cinco ciudadanos chinos fueron arrestados en julio y agosto del año pasado como parte de una ofensiva federal contra miembros del ejército chino que obtuvieron visas para Estados Unidos de manera fraudulenta al ocultar sus vínculos con el ejército chino, conocido formalmente como el Ejército Popular de Liberación (EPL).

Todos los acusados presentaron visas de trabajo J-1 y F-1 entre los años 2018 y 2019, los cinco ciudadanos chinos negaron sus vínculos con el ejército del régimen chino y el PCCh, sin embargo como producto de las investigaciones que los llevaron a prisión durante el año 2020, se comprobó que todos habían mentido en sus solicitudes y sus vínculos eran evidentes. 

Además, en el caso de Song, se comprobó efectivamente que era miembro del Ejército de Liberación Popular (PLA) cuando ingresó a los Estados Unidos, y tras un análisis de su disco duro externo, se confirmó que ella estaba recopilando “información importante” de su trabajo en la Universidad de Standford.

Lei, en julio de 2020 arrojó un disco duro dañado en un contenedor de basura cerca de su residencia luego de negarse a permitir que el FBI revisara su contenido. Lei fue acusado de proporcionar software o datos técnicos estadounidenses a la Universidad Nacional de Tecnología de Defensa de China y mentir sobre su afiliación con el EPL

Le recomendamos: AMENAZA de ATAQUE NUCLEAR sobre JAPÓN |¿Se viene la 3ª Guerra Mundial?

Ad will display in 09 seconds

A pesar de confirmarse estos hechos, el DOJ llamativamente optó por cerrar las causas y liberar de culpa y cargo a los acusados. 

Cuando los ciudadanos chinos fueron detenidos, Estados Unidos, gobernado en ese entonces por la administración Trump, ordenó al régimen chino que cerrara su consulado en Houston, lo que llevó las relaciones entre ambos países a su punto más bajo en varias décadas. Como respuesta inmediata, los chinos ordenaron el cierre de un consulado estadounidense en Chengdu, China.

En ese entonces, el Departamento de Estado citó pruebas que supuestamente mostraban que los funcionarios consulares de Houston ayudaban a los investigadores visitantes a evadir los controles.

Curiosamente, el DOJ emitió su polémico fallo apenas unos días antes de que el número dos del Departamento de Estado, Wendy Sherman, viajara a China para concretar la primera reunión cara a cara de altos funcionarios entre Estados Unidos y el régimen chino en más de tres meses.

La administración Trump se embarcó durante cuatro años en un plan agresivo en su esfuerzo por detener las crecientes preocupaciones sobre espías del régimen chino interesados en obtener información de investigaciones universitarias y militares estadounidenses. 

Las recientes acciones del DOJ, parecieran indicar que la nueva administración pretende mantener una posición más relajada al respecto y no perjudicar los intereses del régimen comunista chino, a pesar de que puedan poner en peligro la seguridad nacional. 

Andrés Vacca – BLes.com