Redacción BLesEl presidente Joe Biden publicó el viernes su presupuesto para el año fiscal 2022 de 6 billones de dólares, en el cual se elimina la antigua Enmienda Hyde lo cual obligaría a los contribuyentes estadounidenses a financiar la matanza de bebés en todo el país.

Biden, como candidato a la presidencia, prometió a los grupos pro-aborto más radicales en Estados Unidos que eliminaría la Enmienda Hyde y ayer efectivizó su promesa al presentar el presupuesto para el año entrante eliminando la enmienda que desde 1970 acompaño a todos los presupuestos, a través de la cual se prohibe el acceso de fondos federales para la financiación de abortos.

Los grupos pro-vida no tardaron en lanzar sus críticas al proyecto y a la administración Biden a quien responsabilizan de una futura matanza histórica en manos del gobierno de los Estados Unidos. 

La directora del grupo pro-vida Susan B. Anthony List, Marjorie Dannenfelser, condenó a Biden y en diálogo con el portal de noticias Life News dijo: 

“Durante más de cuatro décadas, la Enmienda Hyde ha mantenido a los contribuyentes estadounidenses fuera del negocio del aborto, y ha salvado casi 2,5 millones de vidas. El presupuesto de Biden arroja por la ventana ese consenso bipartidista de larga data para cumplir una promesa de campaña al lobby radical del aborto”. 

Según argumentó Dannenfelser, la mayoría de los estadounidenses continúan oponiéndose al aborto financiado por los contribuyentes, incluso gran parte de los que no están en contra de las prácticas abortistas.

Una encuesta publicada por Breitbart en enero respalda los dichos de Dannenfelser, afirmando que el 58 por ciento de los encuestados se opone al financiamiento del aborto por parte de los contribuyentes, incluido el 31 por ciento de los demócratas, el 83 por ciento de los republicanos y el 65 por ciento de los independientes.

El presupuesto aún debe ser aprobado en el Congreso de los Estados Unidos, si bien no hay muchas esperanzas de que sea vetado, teniendo en cuenta la mayoría demócrata, Dannenfelser insta a los aliados pro-vida en el Congreso “a ser valientes en la lucha para preservar el principio común de Hyde y rechazar cualquier presupuesto que omita protecciones vitales pro-vida”.

Le recomendamos: 4 etapas de la INFILTRACIÓN COMUNISTA en OCCIDENTE, explicado por un ex agente de la KGB

Ad will display in 09 seconds

La industria del aborto y sus aliados celebraron la posibilidad de que los contribuyentes estadounidenses paguen los abortos, a sabiendas que su negoció podrá crecer en forma exponencial con el gobierno financiando los abortos de millones de niños.

La representante Barbara Lee, demócrata por California, proclamó en Twitter: “GRANDES noticias”, cuando trascendió que la Casa Blanca no incluyó la Enmienda Hyde en su presupuesto:

Y agregó: “Biden se ha convertido en el primer presidente en décadas en eliminar la Enmienda Hyde del presupuesto, ayudando a avanzar en nuestra lucha para poner fin a esta política racista y discriminatoria de una vez por todas”.

“¡Es emocionante ver el paso histórico de esta administración!”, dijo Planned Parenthood, la empresa abortista más grande del mundo. 

Los detractores de la medida también se están haciendo escuchar en las redes sociales. La agrupación Susan B. Anthony List, publicó varios tuits al respecto con información concreta tales como:

“La Enmienda Hyde ha salvado a 2,5 millones de niños por nacer del aborto desde 1976. Pero el presupuesto de Biden deja en claro que él cree que esas vidas no cuentan”, y a continuación deja el link con la investigación del Instituto Charlotte Lozier, que prueba los datos informados.

El senador republicano Steve Daines también se manifestó desde su cuenta de Twitter criticando el nuevo presupuesto por el derroche de fondos federales, lo cual “atará a las generaciones futuras con billones de dólares en deuda para avanzar en su agenda liberal”, incluyendo miles de millones de dólares de los contribuyentes destinados a financiar el trabajo de empresas abortistas como Planned Parenthood.

Andrés Vacca – BLes.com