Redacción BLesLa Casa Blanca, junto otros aliados occidentales acusaron formalmente el lunes al régimen comunista chino de llevar a cabo un ciberataque masivo, que incluyó al servidor de correo electrónico Microsoft Exchange. Sin embargo, las acusaciones no incluyeron ningún tipo de represalia formal por los hechos aberrantes. 

Un alto funcionario de la administración Biden, anunció en una conferencia de prensa telefónica el domingo por la noche que el Ministerio de Seguridad del Estado de China contrató a un grupo de piratas informáticos para lanzar operaciones cibernéticas en todo el mundo, las cuales incluyen el polémico hackeo de Microsoft Exchange revelado en marzo de este año.

Estados Unidos se unió a la Unión Europea, la OTAN, el Reino Unido, Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Japón en una condena conjunta contra el régimen chino, argumentando la existencia de un frente unido a nivel mundial contra las actividades de China en el ciberespacio.

“Sus operaciones incluyen actividades delictivas, como la extorsión cibernética, el secuestro de cifrado y el robo a víctimas de todo el mundo para obtener ganancias financieras”, señaló el funcionario de Biden, refiriéndose al organismo del régimen chino.

Cuando Estados Unidos señala públicamente ciberataques de este tipo u acciones de gobiernos extranjeros o de terceros que ponen en riesgo la seguridad nacional, habitualmente también anuncia sanciones de represalia contra los responsables.

Sin embargo sorprendió que en esta ocasión, a pesar de la gravedad del ataque denunciado, no se informó ningún tipo de acción condenatoria más allá del mensaje que repudia los hechos.

Sin ir más lejos, en abril la Casa Blanca culpó oficialmente al gobierno ruso por el ciberataque contra Solarwinds que comprometió la seguridad de múltiples agencias gubernamentales estadounidenses. En ese entonces anunció una serie de fuertes sanciones económicas contra los responsables rusos.

La amplia gama de amenazas cibernéticas de Beijing reveladas incluyen ataques de ransomware de piratas informáticos afiliados al Partido Comunista Chino que se han dirigido a un gran número de víctimas, dentro y fuera de los EE. UU. con demandas de millones de dólares en curso. 

El ataque incluyó también a empresas, universidades y entidades gubernamentales. Los acusados ​​están acusados ​​de robar secretos comerciales e información comercial confidencial.

No obstante, el alto funcionario de la administración que informó a los periodistas dijo que Estados Unidos se ha enfrentado a funcionarios chinos y que la Casa Blanca considera que la vergüenza pública multinacional envía un mensaje importante, dando a entender que eso sería suficiente.

 

Le recomendamos: Los planes del ESTADO PROFUNDO para DERRUMBAR a BOLSONARO – Parte 2

Ad will display in 09 seconds

La Unión Europea (UE), publicó el lunes 19 un comunicado oficial contra el régimen comunista chino instando a que sus autoridades “tomen medidas contra las actividades cibernéticas maliciosas llevadas a cabo desde su territorio”.

“El compromiso y la explotación del servidor de Microsoft Exchange socavaron la seguridad y la integridad de miles de computadoras y redes en todo el mundo, incluidos los estados miembros y las instituciones de la UE. Permitió el acceso a una cantidad significativa de piratas informáticos que han continuado explotando el compromiso hasta la fecha,” asegura el comunicado.

Gran Bretaña también se sumó a las críticas, cuando el Centro Nacional de Seguridad Cibernética del Reino Unido anunció el lunes que los grupos tenían como objetivo las industrias marítimas y los contratistas de defensa naval en los Estados Unidos y Europa y el parlamento finlandés.

Por su lado, el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, aseguró que el ciberataque de Microsoft Exchange “por parte de grupos respaldados por el Estado chino fue un patrón de comportamiento imprudente pero habitual”.

Andrés Vacca – BLes.com