Redacción BLesAcorde a las denuncias de miembros del personal de Kamala Harris, la oficina de la vicepresidenta es un entorno abusivo de baja moral, donde no solo son maltratados, sino que se enfrentan a situaciones caóticas por tomas de decisiones apresuradas que generan ambiente de oficina tenso y a veces desagradable, según un informe de Político, que cita a 22 asistentes actuales y anteriores. 

“No es un entorno saludable y la gente a menudo se siente maltratada. No es un lugar donde la gente se sienta apoyada, sino un lugar donde la gente se siente tratada como una miexxx”.

Político menciona que, el equipo de la vicepresidenta está experimentando “líneas de comunicación porosas y una menor confianza entre los asistentes y los altos funcionarios”. Y según los testimonios, aunque gran parte del enojo está dirigido a Tina Flournoy, jefa de gabinete de Harris, dos funcionarios de la administración dijeron que la vicepresidenta también es responsable de la forma en que se administra su oficina.

Aparentemente la reciente accidentada visita de Harris a El Paso, Texas, fue el último momento caótico para el personal, quienes afirman que los planes de la vicepresidenta a menudo solo son conocidos por ella y un grupo cercano de personal y asesores, y los altos cargos de la oficina a menudo no comunican detalles importantes a los responsables de gestionar los arreglos del viaje, y los culpan cuando algo sale mal.

La principal portavoz de Harris, Symone Sanders, molesta por lo que expusieron los empleados, rechazó las acusaciones de discordia dentro del equipo de la vicepresidenta.

Le recomendamos: Las AMENAZAS de un académico chino: “Aplastar a Taiwán es solo pan comido”

Ad will display in 09 seconds

“No estamos haciendo arco iris y conejitos todo el día. Lo que escucho es que la gente tiene un trabajo duro y yo me digo: ‘bienvenido al club'”, dijo Sanders a Político. “Hemos creado una cultura en la que la gente, si hay algo que le gustaría plantear, hay vías para que lo haga. Quien tenga algo que quiera plantear, que lo plantee directamente”, dijo.

El liderazgo de Tina Flournoy, quien se ganó una reputación dura mientras trabajaba para el expresidente Bill Clinton, está siendo fuertemente cuestionado, y varios de los aliados de Harris en política y negocios, fuera del gobierno federal, incluidos los principales donantes están luchando para que les devuelvan sus llamadas. 

Una de las que salió en su defensa fue Anita Dunn, asesora principal del presidente Biden, y dijo que la decisión de mantener las noticias del viaje a la frontera contenidas entre un pequeño grupo de personas, era para evitar que se filtrara y “convertirlo en un espectáculo”, negando las acusaciones de los empleados.

Apenas seis meses después de la llegada de los demócratas a la Casa Blanca, algunos de los asistentes de la oficina de la vicepresidenta dijeron que están buscando otras oportunidades de empleo, mientras que otros ya se han marchado.

Según el informe, en los últimos días, dos de las principales colaboradoras, Karly Satkowiak y Gabrielle DeFranceschi, dejaron la oficina “disfuncional”, y aunque el equipo de Harris dijo que las salidas estaban “planeadas desde hace tiempo”, dos personas familiarizadas con las desvinculaciones dicen que es mentira.

Además, según informó el Daily Wire, un antiguo asistente de Harris aseguró que no está sucediendo nada en la oficina de Harris que la vicepresidenta no sepa.

“Ella es la persona más perspicaz del planeta”, dijo, y agregó, “puede que no tenga conocimiento de primera mano, pero es difícil imaginar que no tenga una idea de lo que está pasando”.

Vanesa Catanzaro – BLes.com