Redacción BLes– El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, le ofreció asilo al fundador de Wikileaks, Julian Assange.

Durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador destacó el lunes que Assange es un periodista que merece una segunda oportunidad y debe ser perdonado. 

El mandatario indicó que ordenó al Ministerio de Relaciones Exteriores que presentara la documentación necesaria para que el Reino Unido lo libere y le otorgue asilo político en México.

“Assange es un periodista y merece una oportunidad; estoy a favor de que se le indulte, no solo eso, voy a pedirle al secretario de Relaciones Exteriores que haga los trámites correspondientes para que se solicite al gobierno del Reino Unido, la posibilidad de que el señor Assange quede en libertad, y que México le ofrece asilo político”, explicó el presidente mexicano.

El portavoz de López Obrador, Jesús Ramírez Cuevas, ratificó que el gobierno de México pidió el fin de la “tortura” de Assange y su liberación.

El anuncio se produjo poco después de que un juez del Reino Unido rechazara una solicitud de extradición del gobierno estadounidense.

Assange, de 49 años, lleva 20 meses recluido en una prisión de Londres desde que fue detenido en abril de 2019 en la embajada de Ecuador en el Reino Unido, donde permaneció siete años en calidad de refugiado.

El fundador de Wikileaks es buscado por cargos de espionaje y publicación de numerosos archivos pirateados por agencias gubernamentales.

Por liberar cientos de miles de documentos con información clasificada, que expone graves delitos de la élite política y empresarial de todo el mundo, Assange es considerado por algunos como un héroe y merecedor de un indulto.

El fundador de Wikileaks había pedido formalmente el perdón al presidente Donald Trump el 15 de diciembre de 2020, y varias personas más han intercedido en su favor, aludiendo a que su liberación significaría un respaldo a la libertad de expresión.

En tanto, se espera que Assange pueda ser extraditado desde Reino Unido a Estados Unidos. De ser encontrado culpable de los cargos que enfrenta por publicar material clasificado del gobierno estadounidense, podría sufrir una condena de hasta 175 años.

Miguel Díaz-BLes.com