Redacción BLes– Luego de que el Estado de Texas demandara por ilegal la moratoria a la deportación de inmigrantes ilegales impuesta por el presidente, Joe Biden, un juez aceptó el reclamo y la suspendió.

El juez federal Drew Tipton emitió su fallo con una duración de 14 días para permitir que se desarrolle el proceso legal en el que el fiscal general de Texas, Ken Paxton argumenta que la moratoria es inconstitucional y viola un acuerdo entre el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por la sigla en inglés) y Texas, informó el medio local Texas Tribune del 26 de enero.

“Las cuestiones implicadas por ese acuerdo son de tal gravedad e importancia constitucional que requieren un mayor desarrollo del expediente y de la información antes de abordar el fondo”, explicó el juez Tipton sobre su decisión.

El fiscal Paxton comunicó los resultados de su demanda en un tuit en el que calificó la acción de Biden como “una insurrección sediciosa de la izquierda”.

“VICTORIA. Texas es el PRIMER estado de la nación que presenta una demanda contra la Administración Biden”, compartió Paxton.

Agregó: “Y GANAMOS. A 6 días de la toma de posesión de Biden, Texas ha detenido su congelación de deportaciones ilegales”. 

“*Esto* era una insurrección sediciosa de la izquierda. Y mi equipo y yo la detuvimos”, concluyó.

Tipton también consideró los daños que la moratoria de Biden podría causar al estado de Texas y se refirió a ellos en su decisión.

“Texas argumenta que ‘la negativa categórica a expulsar a los extranjeros ordenados como removibles alentará la inmigración ilegal adicional en Texas’, exacerbando así sus costos de servicio público”, sustentó Tipton.

“Tal perjuicio no es, como cuestión jurídica, puramente especulativo, el Tribunal considera que lo anterior establece un riesgo sustancial de daño inminente e irreparable para Texas”.

Adicionalmente, la moratoria viola un acuerdo establecido entre la administración Trump y Texas, que requiere que el DHS notifique a los estados antes de cambiar cualquier política de inmigración.

Las políticas que animan a Biden a facilitar la inmigración ilegal y a favorecer la permanencia de los inmigrantes que ya están en el país, implican un grave  problema de seguridad nacional, tal como lo determinó el expresidente, Donald Trump.

Junto con el ingreso al país de personas que no siguen las leyes establecidas para residir en él, pasan asesinos de la peligrosa pandilla Mara Salvatrucha o M13, traficantes de seres humanos, y toneladas de drogas que cuestan vidas de estadounidenses.

Para algunos analistas los demócratas pretenden también cambiar la configuración cultural y política del país, de modo que millones de inmigrantes más voten por ellos y aumenten así su poder izquierdista.

José Hermosa-BLes.com