Redacción BLesUn juez federal del estado de Luisiana ha bloqueado la suspensión emitida por el presidente Joe Biden de los nuevos arrendamientos de petróleo y gas en tierras y aguas federales, lo que supone un contratiempo para los esfuerzos de la administración por tomar medidas drásticas contra los combustibles fósiles en favor de imponer su agenda verde.

El fallo del juez federal estadounidense Terry Doughty, presentado el 15 de junio que bloquea la suspensión de la Casa Blanca, otorga una orden judicial preliminar en respuesta a la demanda llevada a cabo por 13 estados encabezados por el fiscal general republicano de Luisiana, Jeff Landry, con el objetivo de oponerse al bloqueo impulsado por la administración Biden.

“Esta es una victoria no solo para el estado de derecho, sino también para los miles de trabajadores que producen energía asequible para los estadounidenses”, mencionó el fiscal Landry en un comunicado oficial publicado tras el fallo.

Tras la orden judicial la suspensión de nuevos permisos de arrendamientos de tierras para la explotación petrolífera y gasífera emitida por Biden para todo el territorio nacional, quedó suspendida.

La demanda argumenta que la administración de Biden violó las normativas declaradas en la Ley de Procedimiento Administrativo (APA) y que Biden habría incurrido en un abuso de poder en la Sección 208 de la Orden Ejecutiva 14008, publicada por la Casa Blanca el 27 de enero de 2021 en la que se impone una serie de acciones políticas destinadas a imponer la agenda verde de tinte globalista tan criticada por republicanos y sectores conservadores.

Le recomendamos: Los PROTOCOLOS de los SABIOS de SION – ¿El PLAN de la ÉLITE para establecer un NUEVO ORDEN MUNDIAL?

Ad will display in 09 seconds

Además, Landry y los 13 estados firmantes en la demanda responsabilizan a Biden por la escalada en los precios de la energía, lo que están cooperando con el aumento histórico de los índices inflacionarios, con un impacto directo en el poder adquisitivo de la población, sobre todo de la más vulnerable.

“Por decreto ejecutivo, Joe Biden y su administración han impulsado por sí solos el precio de la energía, costando al pueblo estadounidense donde más duele, en sus bolsillos”, dijo el Fiscal Landry. “Las Órdenes Ejecutivas de Biden abandonan los trabajos de clase media en un momento en que Estados Unidos más los necesita y ponen nuestra seguridad energética en manos de países extranjeros, muchos de los cuales desprecian la grandeza de Estados Unidos”.

El fiscal insistió en que están en juego millones y posiblemente miles de millones de dólares, incluidos fondos de los gobiernos locales, empleos para los trabajadores estatales y fondos para la restauración de la costa de Louisiana. Los Estados demandantes tienen una fuerte dependencia en los ingresos derivados de los arrendamientos de petróleo y gas en mar y en tierra, incluso la mayor parte de las escuelas públicas de estos estados depende de estos ingresos que fueron bloqueados de la noche a la mañana, sin argumentar cómo serían reemplazados.

La portavoz del Departamento del Interior, Melissa Schwartz, respondió a la orden judicial el martes diciendo que la administración “está revisando la opinión del juez y cumpliremos con la decisión”, sin especificar ningún plan para apelar el fallo.

Por su lado, Landry cerró su comunicado afirmando que “Si bien nuestra lucha está lejos de terminar, me complace que la Corte haya otorgado un alivio preliminar contra el ataque desmedido del presidente a la energía estadounidense”.

Andrés Vacca – BLes.com