Redacción BLesDespués de recibir la primera dosis de la vacuna contra el virus PCCh (virus del partido comunista chino, covid-19) un joven de 25 años de Ohio, EE. UU., fue hospitalizado con una grave inflamación del corazón. Su madre denuncia que los médicos minimizaron la conexión entre ambos eventos y que no reportaron su caso al CDC, según The Defender.

Cabe destacar que el joven en cuestión, Christopher Brenner, era saludable antes de recibir la primera dosis de la vacuna de Moderna el pasado 22 de julio. Luego comenzó a desarrollar fiebre y un dolor tan intenso en el pecho que no le permitía conciliar el sueño.

Su madre, Deborah Brenner, en una entrevista con The Defender, confesó sentirse frustrada cuando los cardiólogos inicialmente fingieron que todo con su hijo estaba bien y luego se negaron a reconocer que la inflamación de su corazón (miocarditis) fue causada por la vacuna.

Deborah relata que su hijo acudió a una clínica y que los médicos le realizaron algunas pruebas en la sala de emergencias donde encontraron altos niveles de troponina.

La troponina, una proteína, normalmente es indetectable en personas sanas que no están sufriendo un ataque cardíaco o que no experimentan una miocarditis.

Estas proteínas se secretan cuando el miocardio resulta dañado, como ocurre con un ataque cardíaco. Cuanto más daño se produzca en el corazón, mayor será la cantidad de troponina que habrá en el torrente sanguíneo.

Deborah preguntó a la enfermera si su hijo podría estar experimentando problemas cardíacos a causa de la vacuna.

“Una de las enfermeras de la sala de emergencias mencionó que podría ser una miocarditis por la vacuna, pero todos los demás le restaron importancia”, dijo Deborah. “Cuando sus números aumentaron, fue cuando se volvió más serio”, agregó.

Cuando las enfermeras tomaron el nivel de troponina de Christopher por segunda vez, fue más alto, por lo que lo mantuvieron internado durante la noche.

“[Esa noche] vimos a un internista que diagnosticó a mi hijo con miocarditis y dijo que era una reacción a la vacuna”, explicó Brenner. “El internista explicó que un tipo de inflamación está alrededor del corazón y otro está dentro del corazón, y el de Christopher fue el tipo que causó inflamación dentro del corazón”.

La miocarditis grave puede dañar permanentemente el músculo cardíaco y posiblemente causar insuficiencia cardíaca.

Acorde a la “Organización Nacional de Trastornos Raros”, la miocarditis puede ser consecuencia de infecciones, pero “lo más habitual es que la miocarditis sea el resultado de la reacción inmunitaria del organismo al daño inicial del corazón”.

Después de observar a Christopher durante la noche, a la mañana siguiente, su equipo de cuidadores evaluó su nivel de troponina por tercera vez y descubrió que estaba aún más elevado. Christopher fue trasladado en ambulancia al Hospital St. Vincent de Toledo, mientras sus niveles de troponina seguían aumentando.

“Empecé a enloquecer porque estaban actuando como si no fuera gran cosa. Dije que algo anda mal porque sus números no deberían subir así. Y no harían nada para intentar averiguar qué estaba pasando. Simplemente le restaron importancia a todo”, dijo Deborah.

Además denunció que los cardiólogos de Toledo estaban totalmente en contra de vincular la miocarditis con la vacuna. “No querían hablar de eso y simplemente dijeron que sus números volverían a bajar”, ​​dijo. 

Después de cuatro días de ser hospitalizado y tratado con anticoagulantes y betabloqueantes, Christopher fue dado de alta. El médico de alta le dijo a Deborah que no sabía por qué los otros médicos no querían admitir que la reacción de su hijo fue causada por la vacuna.

“Todo el mundo tiene reacciones alérgicas y su hijo acaba de tener una reacción alérgica a la vacuna”, dijo. “No puedo sentarme aquí y decirles al 100% que la vacuna es la causa, pero el hecho de que él se vacunó y días después comenzó a tener problemas, algo estaba pasando”.

La Sra Brenner dijo que nadie informó sobre la reacción adversa de su hijo a los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) y al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS).

Según los CDC, los proveedores de atención médica están obligados legalmente a informar los eventos adversos suscitados luego de la aplicación de vacunas.

Deborah dijo que presentó un informe en nombre de su hijo (identificación temporal de VAERS 601231).

Christopher, quien ahora se está recuperando, ya había contraído covid en diciembre pero pensó que recibir la vacuna era “lo correcto”. Su madre dijo que -al igual que ella y su esposo- fueron influenciados por los principales medios de comunicación que les inculcan que si no se vacunan, otras personas podrían morir.

Le recomendamos: Clase MAGISTRAL de un escritor sobre la FARSA del LENGUAJE INCLUSIVO

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Asociación entre ARNm y miocarditis

Durante una reunión el miércoles 23 de junio, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reconocieron que existe una asociación de la vacuna Covid ARNm con la inflamación cardíaca, que se presenta principalmente en jóvenes, y que las mismas deberían llevar una declaración de advertencia.

En esa oportunidad, se informaron más de 1.200 casos de una enfermedad rara de inflamación del corazón en jóvenes de 16 a 24 años que recibieron la vacuna de Pfizer o Moderna con la cuestionada tecnología de ARN mensajero (ARNm).

El Dr. Robert Malone, el creador de la tecnología ARNm que llevan varias de las vacunas contra el coronavirus, expresó sus serias dudas con respecto a la vacunación de personas menores de 18 años y criticó, en el programa de Tucker Carlson, la forma en que los CDC están informando a la gente sobre los riesgos de vacunarse cuando aún no existen datos suficientes o no están propiamente organizados que respalden sus dichos.

Esta tecnología es utilizada en las vacunas contra el COVID de los laboratorios Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson.

Según los últimos datos del VAERS, hubo 2.018 informes en EE. UU. de miocarditis y pericarditis reportados después de las vacunas COVID, con 1.275 casos atribuidos a Pfizer, 667 casos a Moderna y 71 casos a la vacuna de Johnson & Johnson.

Celeste Caminos– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.