John F. Kennedy y Donald Trump pronuncian palabras que denotan la búsqueda de tiempos donde los males del mundo perezcan, en el que surja la paz y el bienestar propios de un mundo libre para todas las personas del mundo.