Redacción BLesEl presidente Joe Biden lidera una iniciativa para imponer cuatro años más de educación gubernamental gratuita, incluyendo dos años de preescolar y dos años más de enseñanza superior. Las críticas apuntan a que de fondo se busca extender el tiempo de exposición de los niños a las ideologías de izquierda y antiamericanas, las cuales abundan en las instituciones educativas públicas. 

El presidente Biden promovió durante un discurso en Illinois, en el McHenry County College en Crystal Lake, su propuesta de infraestructura que incluye, entre otras cosas, el American Family Plan. Un plan que a su vez escondería una partida de presupuesto extraordinaria destinada a extender los años de educación gratuita.

“El hecho es que creemos que deberíamos tener un mínimo de 14 años de educación”, dijo Biden durante su discurso.

Luego continuó diciendo: “Quiero garantizar cuatro años adicionales de educación pública para cada persona en Estados Unidos, comenzando por brindar dos años de educación preescolar universal y de alta calidad para niños de tres y cuatro años”.

“Y luego quiero agregar dos años de colegio secundario gratuito para todos”, dijo Biden. “Podemos pagarlo”, aseguró.

Biden elogió el sistema educativo actual de 12 años de escolaridad por impulsar el crecimiento económico de Estados Unidos durante casi un siglo. Pero, enfatizó, que es posible que ese sistema ya no sea suficiente como base para la prosperidad futura y por eso sugirió aumentar la cantidad de años.

Le recomendamos: Robert Kennedy Jr. ADVIRTIÓ sobre la agenda de las Big Pharma para esclavizar a la humanidad

Ad will display in 09 seconds

Según el argumento utilizado por los defensores del plan de Biden, el título de escolaridad secundaria ya no es suficiente para ser competitivo en el mercado laboral y poder mantenerse dentro de la clase media. En este contexto, más años de escolaridad prepararían mejor a los jóvenes para competir en un mercado cada vez más exigente.

También es cierto que la propuesta de Biden de aumentar la cantidad de tiempo que los niños y adultos jóvenes pasan en las escuelas públicas se produce cuando el asunto de la Teoría Crítica de la Raza (CRT) y las ideologías izquierdistas ligadas a los movimientos LGBT están causando controversia en todo el país, con sindicatos de maestros que promueven estas narrativas de base marxista buscando dividir a las personas en “opresores y oprimidos” por motivos de raza y orientación sexual.

Recientemente la Asociación Nacional de Educación (NEA) se ha movido para promover abiertamente la enseñanza de CRT en las escuelas públicas y para oponerse a cualquier prohibición de este tipo de instrucción tanto en la ideología marxista como en el ampliamente desacreditado “Proyecto 1619 del New York Times”.

Tal como reportó TheBL a comienzos de julio, la Asociación Nacional de Educación (NEA), la asociación sindical más grande del país resolvió  “investigar las organizaciones que atacan a los educadores”. Y adoptó una medida diseñada para frustrar cualquier iniciativa que se dirija a la llamada educación “antirracista” o Teoría Crítica de la Raza (CRT), que los críticos han descrito como una forma de “Neo-racismo”.

“La NEA investigará las organizaciones que atacan a los educadores que realizan un trabajo antirracista y / o utilizarán investigaciones ya realizadas y desarrollará una lista de recursos y recomendaciones para que los afiliados estatales, los lugareños y los educadores individuales los utilicen cuando sean atacados”, se lee en el sitio web oficial de la NEA

Cuando se conoció la noticia, comenzaron a llover críticas, dado que el comunicado implica que NEA llevará a cabo una especie de persecución o “caza de brujas” a quienes piensan diferente sobre el tema del racismo. 

En este contexto, Biden anuncia que pretende extender la educación de los jóvenes, logicamente bajo estos programas educativos cargados de ideología, que independientemente de estar de acuerdo o en desacuerdo, se trata justamente de ideología y no de conocimiento científico que, por lo general, es lo que buscan que se enseñe la mayoría de los padres que envían a sus hijos al colegio.

Andrés Vacca– BLes.com