Redacción BLes– El Jefe de Gabinete del presidente Joe Biden, Ron Klain, dio su apoyo a los sindicatos de maestros en su postura de no reabrir las escuelas para regresar al aprendizaje en persona, argumentando que aún faltan inversiones en los establecimientos para la seguridad de los alumnos y trabajadores. 

Los sindicatos de maestros de Estados Unidos se niegan a reanudar el aprendizaje en persona, alegando que la presencialidad pondría en peligro permanente a los docentes.

El caso más destacado durante los últimos días es el del sindicato de maestros de Chicago, que tras 10 meses de mantener las escuelas cerradas, el lunes pasado tenían programado regresar a clases, pero los docentes se negaron a presentarse argumentando que la situación de pandemia crea entornos de trabajo “inseguros”.

Cuando se le preguntó a Klain por qué los sindicatos docentes no permitían la reapertura de las escuelas públicas, su respuesta fue que se trataba de un problema de financiación.

“Es por eso que el presidente de los Estados Unidos envió un plan al Congreso incluso antes de asumir el cargo para realizar las inversiones necesarias para que las escuelas sean seguras”, dijo Klain durante una aparición en “Erin Burnett OutFront” de CNN, refiriéndose a los 1,9 billones de dólares de Biden. 

Por otro lado, el proyecto al que hace referencia Klain, está recibiendo fuertes críticas, incluso por parte de senadores demócratas, quienes entienden que plan de estímulo destinado a enfrentar la pandemia, lejos de orientarse a la inversión en la educación pública como sugiere Klain, estaría desviando el dinero “a los estadounidenses de altos ingresos”.

Un grupo de senadores bipartidistas, liderado por el demócrata Joe Manchin, estableció una conferencia telefónica el lunes en la que participó también Jeff Zients, coordinador de políticas contra el virus PCCh en la que se planteó una fuerte oposición contra el plan de estímulo presentado por Biden por 1,9 billones de dólares, justamente por cómo se distribuyen esos fondos, reportó el medio conservador Daily Wire.

Pero evidentemente aún no se ponen de acuerdo entre demócratas, porque a pesar de las críticas internas al plan, la respuesta del Jefe de Gabinete el martes ante la negación por reabrir las escuelas fue:

“Necesitamos que el Congreso apruebe ese plan para que podamos hacer el tipo de cosas que se necesita hacer para que las escuelas sean seguras, para que los estudiantes puedan estar seguros, para que los maestros estén seguros. Lamentablemente, cuesta dinero”, dijo Klain. 

De este modo, volvió a justificar a los sindicatos docentes, que en la mayor parte del país tienen a los alumnos sin su derecho fundamental de asistir al colegio para, además de aprender, tener contacto y relacionarse con sus pares. 

En diciembre el sindicato de Chicago brindó un argumento entre ridículo y vergonzoso para no asistir a las escuelas, cuando en su cuenta de Twitter aseguró que “el impulso para reabrir las escuelas tiene sus raíces en el sexismo, el racismo y la misoginia”, fue tal la crítica recibida que debieron eliminar el mensaje y pedir disculpas públicas en otro.

Entre los mensajes de repudio por el tuit del sindicato, escribió el periodista Curtis Houck diciendo: “Entonces, ¿por qué los padres de niños vulnerables están demandando en California diciendo que el aprendizaje virtual ha dejado atrás a sus hijos? Dice que se preocupa por sus estudiantes, pero claramente no es así”, y adjuntó una nota del Washington Post dando crédito a su acusación.

Paralelamente, un estudio publicado el martes mostró insignificantes brotes del virus PCCh relacionados con el entorno de las aulas en las escuelas rurales de Wisconsin que reabrieron sus puertas.

Andrés Vacca-BLes.com