Redacción BLes – Hace décadas que los izquierdistas le declararon la guerra a la Navidad aunque se empeñen en negarlo e incluso se “burlen” cuando alguien lo menciona, afirmó Dennis Prager, el reconocido presentador estadounidense de radio a nivel nacional.

“Pero la evidencia es abrumadora”, señaló el comentarista político en el medio conservador Town Hall, advirtiendo que desde hace poco más de una generación la palabra ’Navidad’ se está viendo expulsada de las plazas públicas bajo el pretexto de que no es “inclusiva” y que puede resultar “ofensiva”.

“[…] se necesita un nivel impresionante de narcisismo para que un no cristiano se sienta ofendido por que se mencione la ‘Navidad’ y un nivel de mezquindad impresionante para tratar de privar a la gran mayoría de los conciudadanos de la mención pública de sus vacaciones”, determinó el también autor de “La Biblia racional”.

Sea como fuere, la izquierda presionó para que las escuelas de EE. UU. llamen ‘vacaciones de invierno’ a las vacaciones de Navidad, continuó diciendo Prager.

También se está volviendo la norma para los estadounidenses, los comerciantes y los medios desear unas ‘felices fiestas’ (castradas) en lugar de una ‘feliz Navidad’ pese a que la “abrumadora mayoría de los estadounidenses celebran la Navidad”, detalló.

En esa línea destacó que “en solo una generación, prácticamente todas las empresas estadounidenses han pasado de tener una ‘fiesta de Navidad’ a una ‘fiesta’”.

Las razones por las que la Navidad no gusta a la izquierda

Pero las razones que tiene la izquierda van más allá de su “absurdo” argumento de que la Navidad no es ‘inclusiva’, sentenció Prager quien se identifica como un judío religioso que no se siente ‘ofendido’ ni ‘excluido’ cuando alguien le invita a una fiesta de Navidad.

La razón principal sería que la “única oposición organizada a gran escala contra la izquierda proviene de la comunidad cristiana tradicional”, por eso esta considera que el cristianismo es “su principal enemigo ideológico y político”.

“El izquierdismo es una religión secular” con una ideología fundamentada en la división y la lucha de clases, cuyas máximas expresiones son la revolución violenta y la ruptura con las tradiciones, sugirió Prager. 

Por ende, el cristianismo, al ser de naturaleza pacífica y conciliadora, se convierte en un obstáculo porque cuantas más personas lo practiquen menos posibilidades tiene la izquierda de cumplir sus objetivos.

“La izquierda no se preocupa por el Islam, porque percibe al Islam como un aliado en su guerra contra la civilización occidental, y porque los izquierdistas no tienen el coraje de enfrentarse al Islam”, argumentó. 

La segunda razón se enmarcaría, según Prager, en el intento de socavar la identidad de los estadounidenses a través de desvirtuar sus fiestas nacionales.

En este contexto, el presentador indicó que la izquierda incluso está desplazando celebraciones tradicionales como los cumpleaños de George Washington o Abraham Lincoln, reemplazándolos por el “Día de los Presidentes”, una festividad que carece completamente de sentido, apostilló.

Por esto, “la Navidad es un problema para la izquierda. Celebra la religión, y lo hace de manera esencialmente estadounidense (por ejemplo, la música navideña estadounidense)”, reseñó.

“La tercera y última razón es que la izquierda no tiene alegría”, apuntó el comunicador. “Me he encontrado con liberales felices e infelices, y conservadores felices e infelices, pero nunca me he encontrado con un izquierdista feliz. Y cuanto más a la izquierda te vayas, más enojada e infeliz será la gente con la que te encuentres”, aseveró.

“La Navidad es demasiado feliz para la izquierda”, concluyó Prager.

[súmate a nuestro grupo “Latinos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: ¿Por qué el 20 de julio se cumple el aniversario de uno de los genocidios más sangrientos de la historia?

videoinfo__video2.bles.com||4f41b592f__

Ad will display in 09 seconds