Redacción BLes – La gobernadora del estado de Iowa, la republicana Kim Reynolds, emitió el viernes pasado una proclamación sobre el estado de emergencia sanitaria con la que dejó sin efecto las restricciones impuestas por la pandemia como el distanciamiento social, el uso de tapabocas y la limitación en reuniones sociales. 

La medida permitirá que todos los negocios, tiendas e individuos puedan regresar a su vida normal. 

En vez de imponer reglas obligatorias sobre la gente y usar las fuerzas policiales sobre aquellos que no cumplen con las mismas, como lo han hecho gobiernos autoritarios en diferentes partes del mundo, la gobernadora apeló a la responsabilidad personal de la gente y también puso foco en la población más vulnerable. 

“Sigo alentando enérgicamente a todos los habitantes de Iowa vulnerables, incluidos los que tienen condiciones médicas preexistentes y los mayores de 65 años, en todos los condados del estado para que sigan limitando sus actividades fuera de su hogar, incluidas sus visitas a negocios y otros establecimientos y su participación en reuniones de cualquier tamaño y propósito”, escribió la republicana.

“Y animo a todos los habitantes de Iowa a que limiten sus interacciones en persona con los habitantes vulnerables de Iowa y a que tengan especial cuidado y precaución cuando participen en cualquier interacción necesaria”, agregó Reynolds.

Le recomendamos:

Pat Garrett, vocero de la gobernadora, dijo que la idea detrás de la proclamación es que los iowanos tengan la libertad de tomar medidas preventivas por su propia cuenta teniendo en cuenta los lineamientos del Departamento de Salud Pública de Iowa. No obstante, el estado no intervendrá y no se forzará ninguna acción.

La decisión de la gobernadora responde a una significativa disminución en las infecciones y hospitalizaciones, como también la amplia disponibilidad de las vacunas.

El estado de emergencia, declarado el pasado 7 de marzo, permanece en efecto hasta el próximo 7 de marzo, pero Reynolds dijo que las cifras continúan bajando, anularía dicho estado de emergencia antes de la fecha prevista.

Según The Blaze, dos alcaldes demócratas, Frank Cownie de Des Moines, y Bruce Teague de la ciudad de Iowa, expresaron su rechazo a la decisión de la gobernadora.

Los dos demócratas declararon que seguirán obligando a sus constituyentes a usar tapabocas, a mantener distanciamiento social y limitar las reuniones. No obstante, el fiscal general del estado, Tom Miller, dijo en varias ocasiones que las ciudades no tienen el poder de imponer estas medidas por sobre la autoridad de la gobernadora.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes