Redacción BLesDevin Nunes, representante de Estados Unidos para el distrito congresional 22 de California, advierte que las empresas estadounidenses están siendo manipuladas para que compartan tecnologías clave con China y así ‘colaborar’ con el Partido Comunista chino para llevar a cabo su agenda antiamericana. 

El representante republicano reveló el pasado domingo 27 de junio durante una entrevista con Maria Bartiromo para “Sunday Morning Futures” de Fox News, que Beijing ha lanzado “una campaña de influencia maligna en una amplia gama de sectores económicos estadounidenses”.

Nunes contó que en una investigación que llevó a cabo con sus colegas republicanos en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, descubrieron que el régimen chino está manipulando y coaccionando a empresas estadounidenses, que incluyen los sectores farmacéuticos, de fabricación, agricultura, entretenimiento, medios, finanzas, deportes y tecnología. 

Sin ir más lejos, Nike, fue noticia esta semana por las polémicas declaraciones de su director ejecutivo, John Donahoe, quien abiertamente afirmó que su empresa es “de China y para China”. 

La controvertida declaración se produjo cuando defendió el negocio de la compañía de zapatillas en China, a pesar de que anteriormente la empresa declaró estar “preocupada” por las denuncias de campos de trabajo forzado en la zona de Xinjinang, donde muchos prisioneros de conciencia y de fe, principalmente uigures y practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa, son obligados a trabajar en condiciones inhumanas.

Le recomendamos: LENGUAJE INCLUSIVO – ¿Un ARMA del COMUNISMO para DESTRUIR OCCIDENTE?

Ad will display in 09 seconds

Los comentarios del director ejecutivo se produjeron en medio de acusaciones de que Nike, Disney y otras empresas estadounidenses, con sólidas operaciones en China, se han acomodado y han hecho caso omiso de los abusos de los derechos humanos por parte del PCCh.

Según indica un documento de antecedentes sobre la investigación de inteligencia de los republicanos obtenido por Breitbart, “Las grandes empresas estadounidenses están enredadas en este esfuerzo, a sabiendas y sin saberlo”.

Además el documento menciona que el PCCh se ha embarcado en planes ambiciosos para adquirir ciertas tecnologías clave para convertirse en potencia económica y militar dominante del mundo en un futuro cercano, mencionando el plan “Made in China 2025”, que describe sus objetivos de dominar ciertas tecnologías críticas para ese año.

Por ejemplo, según la investigación, el régimen comunista chino amenazará con cancelar contratos con empresas estadounidenses y bloquear el acceso a los mercados chinos para reprimir los comentarios negativos sobre China por parte de empleados o ejecutivos.

Incluso en su esfuerzo por moldear las percepciones de China e influir en las decisiones del gobierno estadounidense a nivel local, estatal y federal, para beneficiar a Beijing, el régimen chino amenazará de manera similar a las organizaciones de medios y empresas de entretenimiento.

La investigación, que aún está en curso, es uno de los múltiples esfuerzos que han realizado los republicanos en la Cámara y el Senado para enfrentar a la China comunista en su intento de socavar a EE. UU., la que ha encontrado poca o ninguna resistencia por parte de la administración Biden.

En este sentido, según informó Real Clear Politics, el representante republicano Nunes expresó: “Creo que esta es una investigación realmente importante. Es algo que hemos estado construyendo durante mucho tiempo. Y creo que será bastante esclarecedor para el pueblo estadounidense”.

Agregando: “… Tenemos que preguntarnos, ¿por qué los demócratas no participan en esto? Hemos estado llevando a cabo esta investigación sobre China esencialmente por nosotros mismos durante una década, y continúan ignorándola”.

Vanesa Catanzaro – BLes.com